sábado, 7 de mayo de 2016

EL ELEFANTE ABOLLACOLLACOCHES

Leyenda enviada por Lissy







esta leyenda tiene dos variantes,en la primera,una mujer aparca su flamante Volkswagen «escarabajo» en el Madison Square Garden de Nueva
York, con la intención de comprar unas entradas para el circo.Mientras está en la taquilla, se pasea por el aparcamiento un elefante, al cual han sacado para que se airee. De pronto, el animal confunde aquel cochecito rojo con el taburete que forma parte de su número y se sienta encima, hundiéndole completamente el techo.
 Los responsables del circo le proporcionan un atestado donde se cuenta lo ocurrido y se comprometen a pagarle la factura del chapista.
Cuando la policía la para en el viaje de vuelta, sospechando que ha tenido un accidente y se ha dado a la fuga, podrá demostrar su inocencia gracias a dicho atestado, evitando que la sometan a la prueba de la alcoholemia.










Un matrimonio acaba de estrenar un coche nuevo y decide conducir hasta un safari-park para celebrarlo. En la zona de los elefantes, la mujer, pensando que no corre peligro, baja un poco la ventanilla para refrescarse un poco del calor. Uno de los paquidermos, acostumbrado a recibir comida de los turistas, introduce la trompa por el hueco de la ventanilla abierta reclamando su ración. La mujer,espantada, la cierra tan apresuradamente que, en su torpeza, atrapa la trompa del animal. El elefante reacciona de forma violentaintentando liberarse del cepo, y cuando finalmente lo consigue tras un breve forcejeo, se venga del matrimonio golpeando con furia el capó con su trompa hasta abollarlo.
Cuando el matrimonio consigue escapar del ataque del elefante, se presenta, muy nervioso, en la recepción del safari-park para explicar lo sucedido. El gerente que les atiende les escucha sin sorpresa y les tranquiliza contándoles que este tipo de accidentes es tan común que hasta disponen de un seguro a disposición de los clientes para casos así. Mientras el gerente rellena los papeles del seguro, sirve una copa de coñac al matrimonio para que acabe de tranquilizarse.
Una vez cumplimentados todos los trámites del seguro, el matrimonio se marcha de vuelta a casa con su coche abollado. Unos kilómetros más allá, la fatalidad quiere que tropiecen con un accidente de tráfico. Un coche medio atravesado en la carretera y un hombre inconsciente tendido en el asfalto les impiden el paso. El matrimonio baja de su automóvil para atender al herido. Ellos son los primeros en
llegar al lugar del siniestro.
Al descubrir el cuerpo inmóvil del conductor, no se atreven a tocarlo y aguardan ayuda. Enseguida llegan más coches y, entre ellos, uno de
policía. Los hombres de la ley, al ver el coche abollado de nuestro matrimonio, deducen que se ha visto implicado en el accidente.
Nuestro matrimonio proclama su inocencia inútilmente explícándoles que el responsable de aquel destrozo ha sido un elefante. La policía
frunce el ceño al escuchar la anécdota del safarí-park.
Creyendo que es un bulo, hace la prueba de alcoholemia al matrimonio. Evidentemente, el coñac que había ingerido en la recepción del
safari-park mientras el gerente formalizaba los papeles del seguro es una prueba inculpatoria demasiado contundente. Las pruebas
circunstanciales les acusan. Ellos han provocado aquel accidente por conducción temeraria en estado de ebriedad.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
dejad en comentarios lo que os ha parecido. la historia para que conozcamos vuestra opinion.si queréis que publiquemos  vuestras historias,enviadlas a la siguiente dirección
elaticodelpanico@gmail.com
EStaremosencantados de publicarlas a la mayor brevedad posible.
tambien os recomiendo que mireis las historias anteriores del ático pues hay temas e historias muy interesantes y que os hagais supcriptores para estar al tanto de las novedades
búscanos en google+y ahora tambien en facebook

No hay comentarios: