viernes, 30 de septiembre de 2016

LA MUJER DEL CIGARRILLO





Una madrugada, cuando Román salía del trabajo en el bar, vio en la esquina una chica pidiendo lumbre para su cigarrillo, sin embargo, ninguna de las personas se detenía, tal vez por su aspecto desalineado, pues estaba descalza, algo sucia y con el cabello alborotado. Román pensaba que se había excedido en la fiesta, y prefería ni acercarse porque ya antes se había metido en problemas en situaciones parecidas. Además, ella estaba en el lado contrario de su camino.



Las siguientes noches la escena fue la misma, hasta que Roman decidió acercarse, llevaba en su mano una cajetilla de fósforos del bar y no solo para encender su cigarrillo, sino para comprobar que todo estaba bien, porque al parecer ni siquiera se había cambiado el vestido que llevaba desde la primera vez que la vio.



Sin decir nada, se paró frente a ella, rascó el fósforo, pero al acercarlo al cigarrillo que la chica sostenía en sus labios, una ráfaga de vientoimperceptible, apagaba la débil llama. Después de tres intentos más, Román, se sentía frustrado, se suponía que era un experto, porque hacía eso a diario en su trabajo, le resultaba muy extraño no poder encender un triste cerillo.



Debido a que la paciencia no era una de sus virtudes, fue donde uno de sus compañeros para quitarle un cigarro ya encendido y se lo llevó a la mujer, ella intentó tomarlo, pero su mano atravesó el pequeño cilindro, igual que los dedos de Román… por tan solo un segundo clavaron la mirada uno en los ojos del otro, mientras el cigarrillo se apagaba en el suelo, ya que el hombre no pudo sujetarlo más después de aquel frio contacto.







Se notaba confusión en el rostro de ambos, pero tras unos minutos de análisis interno, cada cual entendió porque todos habían ignorado a la chica, durante tantas noches…



Al llegar a casa, el hombre del bar buscó alguna noticia al respecto, efectivamente la mujer del cigarrillo había fallecido, y permanecía penando en aquella esquina, solo por no haberlo encendido. —¡Vaya forma de condenarse a uno mismo a causa de un vicio —pensaba Román cada vez que la veía, sin embargo de vez en cuando intentaba acercarle el fuego, para que así pudiera marcharse y descansar en paz.



Hoy ya no trabaja en el bar y su pelo es más blanco que la nieve, aun así, sus manos temblorosas siguen buscando llevar a la pobre joven hasta la luz… espero logre su tarea, porque no quiero verlo después, penando junto a ella.

jueves, 29 de septiembre de 2016

EL CAZA DUENDES




Fui de vacaciones de verano a la casa de mi hermana, tenia 3 años sin verla y para recordar viejos tiempos decide comprobar si aun se asustaba con tanta facilidad como cuando éramos más pequeños, trame mi plan con cuidado, siempre que entraba al baño abría la puerta de la regadera que ella gustaba de tener cerrada, como es un poco obsesiva con el orden y no se le escapa ningún detalle, bastó con que lo hiciera dos veces para que me preguntara la razón por la cual dejaba así la puerta, aunque también vivía su esposo ahí era más que obvio que el causante era yo.



Entonces le solté mi historia de que había visto una pequeña sombra entrar ahí más de una vez y me daba miedo dejar la puerta cerrada porque no podía ver todos los espacios, su esposo salió a la defensa de inmediato, diciendo que el siempre había vivido ahí y nunca había pasado algo así. Dejamos el tema por el momento.



Pero a los días el esposo de mi hermana me dijo que si lo había visto, que tenía un par de noches después de que llegue que vio un “monito”que se metía en el baño. A mí me pareció que quería voltearme la jugada y alargue la historia diciéndole que era un Caza Duendes, que media más o menos como un niño de 5 años, era delgado, con sombrero, traía una tijeras siempre en la mano, sus ojos eran rojos, muchas hileras de colmillos, que él buscaba a los duendes que vivían en las casas y se los comía.



Al pasar de los días cuando vi a mi hermana asustada le dije que no era cierto, que lo había inventado todo para asustarla, pero el asustado fui yo, esa noche, la ultima que pasaba ahí, me quede solo, empecé a escuchar ruidos en la cocina, me acerque y vi una figura correr hacia el baño, hacia ruido como los cascabeles de un gato, entre y vi una mano café con uñas muy largas que cerraba la puerta de la regadera lentamente, su sombra se veía a través, los brillantes ojos rojos parecía que me vieran directo sin nada de por medio, chillaba como un puerco porque le aplaste la mano, comenzó a revolotear para que lo soltara, pero para ese entonces estaba yo mas asustado por lo que acababa de hacer que no pude reaccionar, la puerta se zafó de los rieles y esa cosa salió corriendo entre mis piernas, era café su piel como de tortuga toda arrugada, la ropa era blanca pero sucia, no tenia tijeras en las manos pero en su ropa le colgaban varios artefactos de metal y cascabeles que hacían mucho ruido, del sobrero nada, tampoco nariz, solo un par de agujeros, la boca si llena de dientes, como una piraña…



Corría muy rápido, no lo pude atrapar, tampoco puedo ahora creer que lo haya intentado, pero aprendí mi lección de no inventar mas, porque se puede hacer realidad.



Mi hermana se mudo de casa después de unos meses porque veían a este ser correr de un lado al otro muy seguido

domingo, 25 de septiembre de 2016

LAS HERMANAS DEL MAL

Buenas noches moradores del ático hoy os traigo una terrorífica historia basada en un hecho real.ya saben,póngase cómodos y disfruten de ella.






Deja en comentarios que te ha parecido para que podamos compartir opiniones.si quieres compartir con nosotros tus historias o vivencias puedes dejarlas aqui en comentarios o enviarlas a la siguiente direcion;

y las publicaremos a la mayor brebedad posible.
no se te olvide buscarnos en google+

miércoles, 21 de septiembre de 2016

BABY BLUE



Se cuenta que es posible invocar el espíritu de un niño que murió ahogado en un cuarto de baño. Para ello deberemos entrar en un baño sin ventanas y abrir el grifo del agua caliente hasta que empañe el espeajo, entonces escribiremos...

Sonia no era lo que se dice la chica más popular del instituto, con unas gafas de culo de botella y ligeramente gordita no sólo no atraía las miradas de los chicos si no que además era repudiada por muchas de sus compañeras simplemente por su aspecto. Por este motivo se sorprendió cuando Ana, una de las chicas más populares e imitadas de su clase la invitó a una fiesta de pijamas en su casa.

Ilusionada y llena de alegría se dirigía al lugar de la reunión sin imaginarse que lo que pretendían era burlarse de ella y hacerla pasar el mayor ridículo de su vida por medio de un susto.

Pocos minutos después de su llegada, los padres de Ana se despidieron de las chicas, habían pedido unas pizzas que estaban deliciosas, pero Sonia no quería parecer una glotona y decidió comer tan sólo un pedazo. Mientras lo hacía las demás la miraban como esperando que alguna de sus compañeras hiciera algún comentario gracioso sobre su forma de comer y lo gorda que estaba, pero Ana las vigilaba con mirada inquisidora. No quería que su diversión acabara demasiado pronto, al menos tenían que reirse a su costa hasta la media noche.

Finalizada la cena y después de hablar en grupo de varios de los chicos de clase, Sonia se sentía feliz e integrada en el grupo, no quería hablar mucho porque además de que no tenía muchas experiencias que compartir, quería caerles lo mejor posible y sabía que escuchando y preguntando sería más posible ganarse su amistad.

Todo parecía ir de maravilla cuando Julia se levantó y dijo:

-Ya es casi media noche así que vale ya de chiquilladas, es hora de jugar a juegos de adultos - dijo mientras sacaba un tablero de ouija de su mochila.

Todas parecían entusiasmadas con la idea, todas menos Sonia, que era la única que no sabía que lo que pretendían era asustarla y dejarla en evidencia con la trampa que la habían tendido. Sabía que no estaba bien jugar con las fuerzas del más allá, pero si quería que las demás la vieran como un miembro mas de su pandilla debería vencer sus miedos.

Las cuatro chicas rodearon el tablero que habían puesto sobre una mesa circular y comenzaron con la sesión. Ana tenía la voz cantante y era la encargada de hacer las preguntas, mientras Julia y Diana seguían sus indicaciones con una sonrisa cómplice sabiendo que dentro de poco Sonia saldría corriendo de allí muerta de miedo.

- ¿Hay alguien ahí? - preguntó Ana en voz alta.

Inmediatamente el vaso de cristal que usaban como puntero en su sesión comenzó a moverse hacia el "Sí" movido de forma voluntaria por las tres chicas que pretendían engañar a Sonia.

- ¿Eres amigo o enemigo?

En ese momento el vaso parecía volverse loco y comenzó a moverse rápidamente por el tablero sin indicar nada en concreto, las chicas querían simular que la entidad no quería contestar a esa pregunta. Ana dijo que probablemente le había molestado la pregunta y que era mejor seguir sin ser tan directos porque podían molestar al espíritu. Por supuesto Sonia había comenzado a temblar, si de por si no le gustaba la idea de molestar a los muertos, mucho menos si estos se enfadaban.

- ¿Cómo te llamas?

El vaso nuevamente se movió hasta formar dos palabras "BABY BLUE". Inmediatamente la mesa comenzó a moverse, como si estuviera saltando. Lo que no sabía Sonia era que las tres chicas, compinchadas, la movían con sus piernas por debajo. Del susto, Sonia levantó las manos del vaso y se cayó al suelo de espaldas. Las tres chicas restantes comenzaron a reirse y a burlarse de ella. Pero su tortura aún estaba por comenzar, querían que saliera corriendo de la casa para tener algo que contar el lunes en el instituto.


-Así que eres una niñita miedosa - dijo Ana mientras sonreía burlonamente a Sonia- Nos has estropeado la diversión y no creo que BABY BLUE quiera volver a comunicarse con nosotras. Así que si quieres ser nuestra amiga y que te invitemos de nuevo, tendrás que invocarle tú solita esta vez.

Sonia no sabía muy bien a que se refería con lo de "invocarla ella sola", pero pronto Diana (que hasta el momento había sido la más callada) se lo comenzó a explicar:

- Cuenta la leyenda que hace muchos años una madre ahogó por descuido a su hijo en la bañera. Por atender una llamada de teléfono dejó al bebé sin supervisión y cuando regresó se lo encontró totalmente azul debajo del agua. La madre no soportó su pérdida y se cortó las venas con unos trozos del espejo que había destrozado en su desesperación. Desde entonces se dice que el alma sin descanso del niño puede ser invocada si se siguen unos determinados pasos. - Diana sacó una hoja de papel y comenzó a escribir- Aquí te los voy a apuntar porque los debes hacer tu sola, ninguna de nosotras te puede ayudar.

Sonia la miraba totalmente asustada, no quería hacerlo pero no tenía otra alternativa, sabía que si se iba, el lunes todo el instituto se enteraría y eso dañaría de por si su ya lamentable popularidad. Recogió la hoja y antes de comenzar a leerla, Ana prácticamente la empujó al interior del baño.

- La invocación debe realizarse en el interior del baño así que no te queremos ver más hasta que entres en contacto con BABY BLUE. Y no te vayas a echar atrás o no te llamaremos nunca más - amenazó Ana que sabía que Sonia no tenía alternativa.

Sonia entró casi a la fuerza y sus "amigas" cerraron la puerta de un portazo. No sabía que habían utilizado un poco de hilo, casi invisible, que usaba el padre de Ana para pescar, atando varios objetos como botes de champú y un viejo espejo que ya nadie usaba en casa. Pretendían tirar del hilo cuando las luces estuvieran apagadas para que Sonia se llevara el susto de su vida.

La asustada chica una vez sola y dentro del baño abrió de nuevo la hoja y leyó los pasos necesarios para realizar la invocación:

1.- Debes entrar de noche en un baño sin ventanas y en el que no entre nada de luz.

2.- Abrir el grifo del agua caliente hasta que el vapor empañe el espejo y entonces escribir sobre el vaho que se ha formado el texto Baby Blue.

3.-Apaga la luz y junta los brazos como si estuvieras sujetando un bebé, pasados unos minutos comenzarás a sentir el peso de un bebé.

4.-No lo sueltes muy rápido, pero tampoco estés con él demasiado tiempo en brazos o será demasiado tarde.

Ese "demasiado tarde" hizo estremecer a Sonia, miró a su alrededor y se dio cuenta de que el baño no tenía ninguna ventana o forma de entrar la luz, sus compañeras de clase se habían asegurado de ello. Armándose de valor abrió el grifo del agua caliente hasta que el vapor comenzó a empañar el espejo. Una vez que ya estaba suficientemente borroso, cerró el grifo y escribió Baby Blue en él. Un escalofrío la recorrió cuando recordó ese "demasiado tarde", mientras apagaba la luz. Sus "amigas" parecía que habían apagado la luz fuera también, porque la oscuridad era absoluta y no entraba nada de claridad por debajo de la rendija de la puerta. Sonia juntó sus brazos como si acunara a un bebé y se mantuvo inmóvil y en silencio durante unos segundos.

Fuera, las tres chicas se aguantaban las ganas de reir mientras Ana se ponía una careta de monstruo que había usado el pasado halloween. Su plan estaba a punto de hacerse realidad, cuando tiraran del hilo e hicieran caer los objetos que habían atado dentro del baño, Sonia se asustaría tanto que saldría corriendo y al abrir la puerta se encontraría frente a frente con la careta de Ana convenientemente iluminada desde abajo con una pequeña linterna. Lo que no sabían es que algo sobrecogedor existía detrás de esa leyenda que habían copiado en internet.

Dentro, Sonia luchaba contra su miedo mientras permanecía de pie frente al espejo, llevaba casi dos minutos cuando sintió algo en sus brazos, al principio pensó que se le habían quedado dormidos debido al entumecimiento de no moverlos durante tanto tiempo. Pero poco a poco el peso se hizo más notorio, claramente podía sentir como el pequeño cuerpo de BABY BLUE se apoyaba sobre sus brazos, el peso cada vez era mayor y fue entonces cuando sintió que las pequeñas manitas del bebé comenzaron a tocarla, al principio la tocaban el brazo como una caricia, pero poco a poco trataban de trepar y tocar la cara, pecho y cuello de Sonia. Era como si el bebé reviviera el momento en el que moría ahogado y trataba de agarrarse a algo o alguien para salir del agua, arañaba los brazos, cuello y cara de Sonia mientras esta paralizada por el miedo no era capaz de gritar ni moverse ni un centímetro.

Casi coincidiendo con ese momento, las chicas desde fuera accionaron el hilo e hicieron caer varios objetos que había sobre el lavamanos. Lo que no podían esperar, es que dentro no se escuchara más que la respiración ahogada de Sonia, que había quedado petrificada e ignoró completamente la trampa que la habían tendido. Algo mucho más real y peligroso estaba tratando de arañarle la cara. Las chicas sorprendidas porque Sonia no saliera corriendo tal y como habían planeado dieron la luz de la habitación, lo que permitió que entrara una leve claridad por debajo de la rendija de la puerta.

Entonces Sonia pudo verlo, sobre sus brazos estaba el cuerpo de un bebé de color azulado que luchaba por alcanzar su rostro. Pero lo verdaderamente aterrador era que en el espejo aún empañado podía verse la silueta de una mujer con el rostro deformado que mirando a Sonia gritó:

-¡DEVUÉLVEME A MI BEBÉ!

El grito destrozó el espejo en mil pedazos y Sonia gritó a su vez con toda la fuerza que sus pulmones le permitieron antes de caer al suelo.

Las chicas desde el exterior y totalmente aterrorizadas, trataban de abrir la puerta, pero era como si una fuerza misteriosa se lo impidiera. Segundos después cuando ya casi habían desistido la puerta se abrió prácticamente sola.

En el suelo yacía el cuerpo de Sonia con una mueca de terror en su rostro. Uno de los brazos, el cuello y rostro de la chica se encontraban llenos de pequeños arañazos. Sus dos muñecas estaban cortadas, como si hubiera tratado de suicidarse y un trozo grande de espejo permanecía clavado en el cuello, del cuello aún salían borbotones de sangre mientras su cuerpo aún se sacudía en sus últimos movimientos mientras moría desangrada.

NOTA: Esta invocación es una de las más peligrosas que puedes realizar, incluso las personas que han tenido la suerte de soltar al bebé antes de que sea demasiado tarde, abierto la puerta del baño y encendido la luz para que se desvanezca el espíritu han acabado por graves trastornos mentales y arañazos en sus brazos que quedaron como huella de que BABY BLUE es real.






sábado, 17 de septiembre de 2016

EL CONJURO

 Buenas noches moradores del ático hoy os traigo una terrorífica historia.ya sabéis,poneos comodos y disfrutad de ella.




Deja en comentarios que te ha parecido para que podamos compartir opiniones.si quieres compartir con nosotros tus historias o vivencias puedes dejarlas aqui en comentarios o enviarlas a la siguiente direcion;

y las publicaremos a la mayor brebedad posible.
no se te olvide buscarnos en google+