viernes, 4 de enero de 2008

NO SOLO LOS PERROS LAMEN





La citada historia le sucedió a una niña de 9 años, hija única de padres de gran influencia en la política local; esta niña tenía todo lo que hubiese querido y deseado una niña normal con buena educación, pero con una soledad incomparable. Sus padres solían salir a fiestas de sociedad y reuniones del ámbito político, y la dejaban sola frecuentemente,Motivo por el cual le compraron un cachorro para que cuidase de de ella y la hiciera sentirse menos sola. Con el paso de los años, la niña y el perro se volvieron inseparables, tanto que dormían juntos (la niña en su cama y el perro debajo ) y tenían acordado una especie de código secreto entre ambos,cuando la niña se asustaba ofrecía su mano al perro que lamía para indicarle que todo iba bien y k se tranquilizase.una noche que sus padres habían salido y no,había nadie en la casa se despertó sobresaltada por unos misteriosos ruidos.atemorizada,deslizó la mano debajo de la cama y al sentir el tranquilizador lamido de su fiel amigo volvió a dormirse.
al despertar por la mañana,se le heló la sangre en las venas y solo un aterrador chillido pudo surgir de su garganta al descubrir a su perro crucificado en mitad del dormitorio y escrito con sangre en el espejo del tocador:
"NO SÓLO LOS PERROS LAMEN".
cuando volvieron sus padres la encontraron tirada en suelo repitiendo sin cesar el nombre de su perro.
jamás pudo recuperase y fue ingresada en el manicomio donde pasa sus días preguntándose quien lamió su mano aquella fatídica noche.

1 comentario:

Anónimo dijo...

ESTA HISTORIA ME DEJO MUY SORPRENDIDO Y TAMBIEN ME DIO PENA DE EL CACHORO Y LA NIÑA YA QUE POR LO QUE LE PASO AL PRERRO ELLA NO VOLVIO A SER LA MISMA Y ENTONCES ¿QUIEN LAMIO SU MANO?