miércoles, 29 de marzo de 2017

SILVIA






Comencé a vivir en el complejo cuando tenía 24 años. "Complejo" es una palabra que no se le ajusta tan bien, porque en realidad se trata de un bloque de departamentos, para la rehabilitación de pacientes mentalmente inestables. Tenemos de todo, desde esquizofrénicos hasta diagnósticos muy severos de depresión y todo lo que pueda definirse en medio.1

Si voy a contar esta historia, debo regresar un poco más atrás. Entrené en Australia para convertirme en un enfermero. Me inscribí a un programa doble de humanidades y cuidado terapéutico; para el componente de humanidades, me licencié en psicología; que es también en donde descubrí mi interés por el cuidado psiquiátrico. Hice mis internados en hospitales psiquiátricos y albergues; en mi último año, se me asignó un gran manicomio. Fue aquí donde conocí a Brian. Era un caso interesante. Sufría una esquizofrenia paranoide, aunque había adquirido los síntomas de modo prematuro; siendo detectado a la edad de 16 años. Era resistente a muchos tipos de narcóticos, encontraba de poco a nada de alivio en la terapia ocupacional y de grupo y había resistido un ciclo completo de terapia electroconvulsiva, sin mejoras.

Su familia debió depender más y más de internamiento para cuidar de él, hasta que finalmente, cuando cumplió 22 años, fue admitido permanentemente en el manicomio en el que yo iba a trabajar; el hospital psiquiátrico St John of God, en Burwood, Sydney. Me atrajo desde el momento en el que lo conocí. Aunque padecía de síntomas comunes entre esquizofrénicos, si bien, en un nivel bastante avanzado (alucinaciones auditivas, táctiles y visuales de grado mayor y un cuadro paranoico completo), me cayó bien. Me pareció un tipo normal, de más o menos mi edad, de cabello revuelto y mal cuidado.

Tenía buena complexión, ejercitaba dentro de su propia celda, que le habían permitido adaptar (una barra atravesada por encima de la puerta, para hacer brazo), debido al largo tiempo que ya tenía internado. Hablaba con mucha soltura conmigo e incluso, durante mis descansos, iba a la zona de fumar con él, para compartir un cigarrillo. Mi internado duró un mes entero, pero mi trabajo les impresionó tanto que me ofrecieron un contrato al término de mis estudios. Acepté.

Cuando me fui, Brian y yo mantuvimos contacto por eMail, nos hicimos amigos. Pasaron unos cinco meses antes de que me titulara y luego un par más, para las vacaciones de fin de año. Luego fui directo al St John of God, a tomar mi plaza. Compartíamos un montón de gustos, rasgos de personalidad y opiniones. Le solía llevar discos, libros y sets completos de DVD, para fomentar la conversación conmigo.

Durante la integración de un nuevo programa gubernamental, se compró un juego de departamentos y en asociación con otras autoridades de la salud y otros hospitales, se decidió que serían utilizados como un espacio de rehabilitación y estancia permanente de pacientes con síndromes mentales que requirieran terapia de largo plazo, o se encontraran lo suficientemente bien para readapatarse a sociedad. Me ofrecieron un lugar ahí, como cuidador. Implicaba vivir ahí y hacerme cargo de la medicación y el manejo de una larga lista de pacientes. Era un gran paso para mi edad y les dije que lo pensaría. Luego, durante un descanso y fumando, lo discutí con Brian. Me dijo que sabía del proyecto, porque era de los candidatos que ocuparían un departamento, me rogó que tomara el trabajo y entonces dijo con un tono más bajo "podrías protegerme".

La cosa interesante con los pacientes esquizofrénicos es que su condición es una realidad para ellos. Creen en todo lo que experimentan y en lo que las voces dicen. Brian contaba con lo que solemos llamar insight, que puede explicarse como el entendimiento de su enfermedad, así como de los síntomas y el hecho final de que nada de esto es real; sino solo una parte de su condición. Era, sobre todo por esto último, que escucharlo expresar que necesitaba protección de mi parte, me llamaba la atención.

-¿de qué, Brian?

-de Silvia.

Es muy frecuente que quien padece de esquizofrenia establezca rapports con sus alucionaciones; que tengan alguna en particular, muy recurrente durante todo su curso, que compacte características y rasgos por completo únicos, una personalidad única, si se quiere; en reportes iniciales, Brian llegó a hablar de ser visitado por una "mujer gato". Luego de que se le explicara que esto era parte de su condición, había dejado de mencionarlo.

-Brian, sabes que no es real, ¿lo sabes, verdad?

-ella no, ella es real.

Me preocupó, pero mantuve la calma y le pedí que me describiera lo que creía estar viendo.

-no hay manera de describirla, a menos que la veas y la escuches tú mismo.

Luego de pensarlo por un tiempo, tomé mi decisión. El incremento en la paga era muy notable y era exactamente el tipo de trabajo que me imaginaba desempeñando, sentía que podía hacer carrera en este puesto y me mudé a Camden. Camden es una comunidad relativamente rural, aunque queda cerca de la ciudad de Sydney y está llena de desarrollos urbanos por todas partes. Este, el bloque en el que viviría, se localiza bastante lejos del distrito central de Camden, en una zona no muy poblada.

No me preocupó mucho, pensé que el espacio y el silencio, de hecho, me vendrían bien. Durante el siguiente par de años, la gente vino y se fue, la vida fluyó en automático y aunque me hubiera hecho de una respetable nómina de amigos fuera de mis labores, mi relación con Brian, floreció. Vivíamos a un par de puertas de distancia y varias veces a la semana, me visitaba o lo visitaba, para tomar un par de cervezas, ver películas y pasar el rato (probablemente no debí dejarlo beber, pero vamos a suspender esa consideración ética por un rato).

Como fuera, su condición empeoraba. Reportaba constantemente ver a la "mujer gato": lo visitaba por la noche y a veces, incluso durante el día. Lo reporté a los médicos que llevaban su caso, pero estos dijeron que no había necesidad de readmitirlo hasta que su cuadro se definiera por completo. Brian no era tonto. Creo que me hablaba a mí con honestidad y le decía otra cosa a los médicos. Sabía que, de otra forma, lo encerrarían de vuelta y lo llenarían de narcóticos, para repetirle, una y otra vez, cosas que había escuchado por años.

Hice lo que pude para apoyarlo y cuidar de él. Se notaba más tranquilo cuando estaba conmigo, hablaba de sus experiencias con libertad y me repetía que no se sentía seguro a solas. A menudo me encontré escuchando lo que me contaba, suspendiendo mi escepticismo y creyéndole quizá, demasiado, sólo para detenerme y recordar que hablaba con un paciente.

Nunca contó las cosas con demasiado detalle, excepto en algunas ocasiones e incluso en ellas, de manera supérflua. Me dijo que tenía calculado exactamente el momento en que era visitado: los ruidos comenzaban, siempre, a las tres con veinte de la mañana.

-¿Qué ruidos, Brian?

-Los maullidos. Suena como si hubiera un gato atrapado en mi departamento, pero no tengo un gato y no hay ningún gato por aquí. A veces voy y reviso, pero en cuanto enciendo una luz, deja de sonar, se detiene.

Los maullidos comenzaban lejos, se aproximaban por el pasillo y llegaban hasta el otro lado de su puerta. Entonces la veía.

-¿Cómo se ve?

Brian se estremecía visiblemente, murmuraba "sucia" y se negaba a continuar, a elaborar mucho más, reptiéndome lo que siempre me decía:

-no hay manera de explicarlo, a menos que tú mismo la veas.

El tiempo pasó y Brian empeoró. Me pidió que le permitiera tener una cámara, para que pudiera grabar sus alucinaciones y así poder probarme que esto era real, que esto era otra cosa. Sabía que no podía permitirlo. Brian tenía dinero de sus padres, pero no hubiera podido hacer eso sin reafirmar sus alucionaciones y empeorar su condición. Se volvió reclusivo, volviendo a la comunicación por eMail, como solíamos hacerlo al comienzo. Se distanció hasta el punto en que sólo lo veía para asegurarme de que estuviera tomando sus medicamentos, comiendo y limpiándose apropiadamente. Seguimos hablando por correo, de todas formas.

Regresé tarde de una noche de parranda con mis amigos del pueblo. No hay mucho qué ver en Camden, pero hay algunos pubs que al final están bien, que son relativamente limpios y tranquilos. Los departamentos estaban oscuros y callados. Entré al mío, me quite los zapatos y encendí la computadora; lo había vuelto un hábito: había perdido a Brian socialmente y ahora sólo podía conversar con él así. Eché un vistazo a mi bandeja de entrada, revisé mis notificaciones y borré cadenas y spam, hasta llegar al mensaje de mi amigo, con el asunto y el cuerpo del mensaje en blanco. Había un archivo adjunto: "xlivid.avi -42mb".

Decidí abrir el archivo en vez de guardarlo. Una habitación a oscuras apareció en la ventana del reproductor. La luz de la luna iluminaba la ventana de Brian y una respiración pausada me hizo pensarlo dormido. La puerta estaba a la izquierda de su cama. Entendí que había decidido filmar todo con la cámara de su laptop, cuando se dio cuenta de que yo no lo ayudaría. El video duraba 10 minutos. Miré los primeros veinte segundos sin que nada pasara. Salté un minuto. Nada.

Estaba a punto de avanzar un poco más cuando escuché un sonido. Era casi indistinguible de la respiración de Brian, pero estaba ahí. Conecté unos audífonos y escuché con atención. Un canturreo venía de algún lugar, afuera del cuarto. Comenzó a crecer en magnitud. Era un maullido. Vi a Brian contraerse y jadear, despertando mientras el sonido se acercaba. Vi su cara pálida, iluminada por la luna mientras tomaba la laptop y la ajustaba para captar parte del techo y apuntarla bien hacia la puerta. El maullido, sin duda, se encontraba en el pasillo, afuera de su habitación. Esto duró unos cuatro minutos, hasta que la manija de la puerta comenzó a moverse y la puerta recorrió sus goznes. Brian respiraba agitado, acorralado en un rincón de su cama, contra el muro. Comencé a reconocer un rostro, conforme una silueta entró en la habitación. Se movió despacio, pasando el límite de la puerta, en una postura que me pareció de cuclillas. Nunca había visto algo como esto. La cabeza se quedó fija, mirando hacia la cama y la cámara desde el momento en que la notó, inclinándose un poco hacia la derecha. Era claramente, una cabeza de mujer, con cabello rubio y sucio colgándole por el frente. Los ojos estaban mal. Eran dos agujeros, sin sangre, como si este fuera un cuerpo que entierran y luego sacan luego de unos meses. Cuando la luz le iluminó la parte baja del rostro, tuve que dejar de mirar un momento el video. La mandíbula estaba claramente rota. Sus labios estaban recorridos hacia arriba y mostraban los dientes en un contorno desigual. Caminando a tumbos, sin intención, sin vida, se acercó, maullando.

Cuando el cuerpo se encontró por completo adentro de la habitación, entendí porqué su altura era tan baja. Estaba caminando sobre sus pies y sus manos. Sus rodillas se doblaban hacia atrás dolorosamente, su espalda estaba arqueada hacia arriba. Estaba vestida con un Jersey y una blusa, pero la luz de la luna hacía los colores indistinguibles. Estaba sucia, llena de polvo. Su cara nunca dejó de dirigirse a la laptop y la cámara. Se aproximó aún más, hasta que la perspectiva de la cama obstruyó su posición. Me quedé ahí sentado, inmóvil, incapaz de hacer nada. Silencio, sólo interrumpido por la respiración rápida de Brian. Las manos se sujetan a la cama y la mujer aparece. En una sucesión tan lenta que duele sólo verla, la mujer se ajusta de la espalda, con varios crujidos de hueso, que finalmente le permiten erguirse. Entonces se sienta sobre la orilla de la cama, dándole la espalda a Brian. Los maullidos suenan tranquilos. Deja de maullar. Siento, quiero, que se baje de la cama y se vaya. De pronto, su cabeza gira y su mandíbula se ajusta en lo que sólo puede describirse como una sonrisa rota, que confronta directamente a mi amigo.

Fue hasta ese momento que entendí que tenía que llegar hasta él. Al video le restaban dos minutos, más o menos, pero no me importó. Salí disparado de mi casa, corriendo hacia su puerta, que agarré a golpes, gritando su nombre. Cuando no contestó, tiré la puerta a empujones. El departamento estaba tranquilo, me dirigí de inmediato al cuarto de Brian. Estaba en la cama. La laptop cerrada junto a él. Sus ojos apuntaban hacia la ventana, planos. Lo llamé, en un susurro. No respondió. Me aproximé a él lentamente, hasta tocar su yugular con un dedo. Una sola lágrima le salió de un ojo, mientras dirigía su vista hacia mí. Estaba vivo.

Brian permaneció sin respuesta mientras intentaba despertarlo, llorando en silencio. La catatonia es otra parte de la esquizofrenia, aunque después de haber visto lo que había visto, tenía serias dudas sobre su condición y su diagnóstico. Revisé toda la casa, encendiendo las luces, teniendo el mayor cuidado del mundo mientras lo hacía. No encontré nada. Llamé a emergencias y les dije lo que había pasado. Llegaron a tomarme mi declaración y a revisar el departamento completo. Los polis asumieron una postura rígida y distante. No podía culparlos, toda la sonaba por completo descabellada. De hecho, comencé a dudar de mí mismo, incluso con el archivo en mi computadora.

Se llevaron la laptop de Brian como evidencia y me sugirieron llamar al hospital. Dijeron que era claro que Brian estaba pasando por una fuerte alucinación y que no se veía para nada bien. Mi corazón se hundió en cuanto entendí que no me creían una sola palabra. Les sugerí ver mi computadora también, pero me dijeron que eso no sería necesario, revisarían la laptop de Brian y me contactarían con sus hallazgos. Reporté en el hospital a Brian, les dije que había sufrido de una alucinación muy severa y que necesitaba ser internado. No me molesté en mencionar nada sobre la mujer. Estaba tan inseguro de lo que había visto, que me sentía un poco loco. Me preguntaron si era un peligro para sí mismo, les dije que así parecía. No quería que se quedara. Quería asegurarlo en el hospital. En retrospectiva, no estoy muy seguro de si quería asegurarlo en el hospital por su bien, o porque no lo quisiera cerca de mí. El hospital me informó que mandarían a alguien. Casi amanecía, de cualquier modo. Podía ver una tira luminosa en el horizonte, la noche estaba por terminar. Colgué, los polis se despidieron, pidiéndome que llamara si ocurría algo más. Volví con Brian.

Se había quedado inmóvil, en su última posición, con la cara llena de lágrimas. Pasaría una hora o más antes de que el personal del hospital llegara y hubiera sido negligente y poco profesional de mi parte dejarlo solo. Además, era mi amigo. No hablamos. Ni siquiera intenté. Nos quedamos ahí, esperando a que se lo llevaran.

sábado, 25 de marzo de 2017

LEYENDAS DE ARGENTINA

Buenas noches moradores del ático.si os gustaron las leyendas de peru,no podéis perderos las de argentina.ya sabéis poneos cómodos y disfrutad de ellas.

 


dejadme en comentarios si os ha gustado la historia para sabervuestra opinion.
tambien podeis enviarme vuestras historias, experiencias,temas  que querais que tratemos ect a la siguiente direccion

elaticodelpanico@gmail.com

y las publicaremos a la mayor brevedad posible.eso si,nada de loquendo jejejej

no olvideis haceros seguidores de la pagina para estar al tanto de las novedades
no se te olvide buscarnos en google+

viernes, 24 de marzo de 2017

TORTURAS QUE SUFREN LOS VIOLADORES EN LA CARCEL







En todas las cárceles hay una ley no escrita, que hasta los delincuentes de ahí respetan más que nada.

Esa ley dice que hay cosas que no se pueden tocar: las mujeres y los niños…

Cuando a la cárcel llega una persona que ultrajó a una mujer y le robó la santidad a un niño, los custodios se encargan de decirle a los otros reos para que hagan de las suyas, y por castigo al modo ojo por ojo, hacer que paguen.

Estos son los 7 peores castigos que se hacen a los violadores en las cárceles mexicanas. Muchos prefieren suicidarse cuando los agarran porque saben qué es lo que les espera.

1. También los V10L4N

En cuanto el delincuente que abusó de una mujer entra a su celda, el custodio le dice a todos quién es y qué hizo. De bienvenida llega uno de los jefes de alguna pandilla con todos sus compañeros y lo someten entre todos. Luego, uno por uno lo va castigando haciéndole lo mismo que el le hizo a su víctima. Uno tras otro hasta que se desmaye de dolor.

2. Se lo queman

Otro de los castigos que se sabe que se hace, sobre todo a los que abusaron de algún menor de edad, es que los reciben con muchos cerillos y cigarros prendidos en su celda. Despacio van quemándole todo el asunto, cerillo por cerillo. Los cigarros los apagan en las dos de abajo… Los hacen pasar por el mayor dolor posible.

3. Se los cortan

Si los reos saben que hubo actos contra infantes, contra personitas muy pequeñas de edad, recurren a lo peor y con un cuchillo casero hecho con los resortes de un colchón o instrumentos de baño, se lo cortan completo. Dejan que se desangre ahí, y si uno de los custodios no llama a enfermería, ahí dejan morir al abusador.

4. Les meten los palos de la escoba

No solo los palos de escoba, todo lo que encuentren que esté grande, que lastime y sobre todo que duela… Los agarran entre varios y luego uno va metiéndole la escoba o cualquier otra cosa hasta que se le dé la gana…

5. Les echan fluido de hombre a su comida

Otra de las cosas que hacen, pero para hacer más daño psicológico que físico, es que entre varios se sacan el paquete y le tiran todo el líquido en la comida del criminal. Así lo dejarán varios días sin comer. Esto hace que se debilite y sea más fácil someterlo en la noche…

6. Los obligan a hacerles 0r4L a todos

Uno por uno desfila en su celda, incluyendo los custodios, y le van pasando su asunto por enfrente para que le haga lo que tiene que. Mientras hay otros reos con cuchillos en su cuello y hasta con pistolas en la nuca, amenazando con asesinarlo si quisieran arrancar uno de una mordida…

7. Los asesinan

Muchos de los reos están cumpliendo cadenas perpetuas y no hay ninguna posibilidad de que salgan de ahí, ellos mismos son los que se encargan de hacer que uno de estos delincuentes deje de existir.

Como ya no pierden nada, lo hacen con mucha facilidad y sin pensarlo. Todo por romper la ley de no meterse con mujeres ni niños…

martes, 21 de marzo de 2017

LEYENDAS DE TERROR DE PERU

Buenas noches moradores del ático hoy les traigo 10 historias de terror cortitas pero intensas.ya saben pónganse cómodos y disfrutenlas.


 

dejadme en comentarios si os ha gustado la historia para sabervuestra opinion.
tambien podeis enviarme vuestras historias, experiencias,temas  que querais que tratemos ect a la siguiente direccion

elaticodelpanico@gmail.com

y las publicaremos a la mayor brevedad posible.eso si,nada de loquendo jejejej

no olvideis haceros seguidores de la pagina para estar al tanto de las novedades
no se te olvide buscarnos en google+

lunes, 20 de marzo de 2017

LA HACIENDA DE LAS ANIMAS

Buenas noches moradores del ático hoy a petición de algunos os traigo una historia larga en vídeo que hacia mucho que no las ponía espero que os guste.ya sabéis,poneos cómodos y disfrutadla


 


dejadme en comentarios si os ha gustado la historia para sabervuestra opinion.
tambien podeis enviarme vuestras historias, experiencias,temas  que querais que tratemos ect a la siguiente direccion

elaticodelpanico@gmail.com

y las publicaremos a la mayor brevedad posible.eso si,nada de loquendo jejejej

no olvideis haceros seguidores de la pagina para estar al tanto de las novedades
no se te olvide buscarnos en google+

sábado, 18 de marzo de 2017

HISTORIAS DE TERROR REALES

Buenas noches moradores del ático hoy les traigo una selección de historias de terror reales narradas por sus protagonistas.ya sabéis,apagad las luces ,subid el volumen y disfrutadlas.





dejadme en comentarios si os ha gustado la historia para sabervuestra opinion.
tambien podeis enviarme vuestras historias, experiencias,temas  que querais que tratemos ect a la siguiente direccion
elaticodelpanico@gmail.com
y las publicaremos a la mayor brevedad posible.eso si,nada de loquendo jejejej

no olvideis haceros seguidores de la pagina para estar al tanto de las novedades
no se te olvide buscarnos en google+

martes, 14 de marzo de 2017

EL PUEBLO FANTASMA DEL LAGO ANGIKUNI




Un grupo semi nómada Inuit, decidió establecerse junto al lago Angikuni, a orillas del río Kazan en la región de Nunavut (Canadá), debido a la abundante pesca del lago y la rocosa costa que les brindaba refugio, parecía un buen lugar para un campamento permanente, sin embargo, esto los llevaría a formar parte de uno de los más grandes misterios, que desde 1930 (año en el que se desarrollaron los hechos) hasta el día de hoy no ha podido ser esclarecido y que involucra la desaparición de más de 1200 personas.

Todo empezó cuando Joe Labelle, un cazador canadiense, se vio sorprendido por una tormenta mientras recorría las tierras de los inuit y decidió protegerse en el poblado, en el cual ya había estado anteriormente. Al acercarse, un extraño temor invadió su cuerpo, convirtiéndose de a poco en pavor que le incitaba a huir del lugar, pues se percibía algo raro en el ambiente; estaba todo el completo silencio, no se escuchaban los acostumbrados ladridos de los perros, y las calles se veían totalmente vacías.

Tal soledad, lo llenó de miedo y angustia, por lo que empezó a gritar, sin obtener respuesta alguna, luego entró en unas cuantas casas, en las que no pudo encontrar ni un alma. Pensó entonces que los Inuit habían abandonado el lugar, pero desechó la teoría de inmediato, porque los rifles, trineos y kayaks seguían en sus lugares de costumbre, los pobladores no habrían podido irse sin ellos. Mas escalofriante aun, cuando revisó por completo el asentamiento, descubrió horrorizado que todas las tumbas de su cementerio estaban abiertas, y no había tampoco rastros de los muertos que descansaron en ellas.

No perdió tiempo, comunicó a través del telégrafo lo que vio, y la Real Policía Montada de Canadá, envió varios grupos policiacos a investigar, a su llegada, no pudieron más que confirmar lo que el hombre dijo, no había signos de violencia, ni huellas que indicaran su destino, solo encontraron restos de los perros que murieron por estar atados y platos medio cocinados, como si hubiesen sido sorprendidos en medio de la cena.

Entre las posibles teorías que se manejan, se habla de la ira del Demonio, que reclamó sus almas, llevándose tanto a vivos como a muertos, por eso no tuvieron tiempo de nada, ni se encontraron huellas, porque simplemente se desvanecieron…

La segunda teoría maneja la posibilidad de una abducción extraterrestre masiva, pues Arnand Laurent, otro cazador que habitaba en las cercanías, vio junto a sus dos hijos un objeto luminoso cruzando el cielo a toda velocidad, directo al pueblo a orillas del lago. Quiso acercarse, pero el miedo a lo desconocido fue mayor, obligándolo a volver a su cabaña. Días después, un par de miembros de la policía montada se entrevistaron con Laurent, después de escuchar lo sucedido, no volvieron a preguntar al respecto, e intentaron por años encontrar una explicación al suceso, pero sin lograrlo.

Un misterio sin resolver, que sirvió de inspiración para que el novelista Dean R. Kootz escribiera su best-seller Fantasmas, llevado posteriormente al cine.

lunes, 13 de marzo de 2017

LOS CONEJOS

Buenas noches moradores del ático hoy les traigo una historia de terror cortita pero intensa como a vosotros os gustan.ya sabéis,poneos cómodos y disfrutad de ella





dejadme en comentarios si os ha gustado la historia para sabervuestra opinion.
tambien podeis enviarme vuestras historias, experiencias,temas  que querais que tratemos ect a la siguiente direccion
elaticodelpanico@gmail.com
y las publicaremos a la mayor brevedad posible.eso si,nada de loquendo jejejej
no se te olvide buscarnos en google+

sábado, 11 de marzo de 2017

SARA




Mi alma gemela me dejó hoy. Todo lo que queda de él ahora, es un par de calcetines que probablemente se cayó de su maleta, y una nota con la etiqueta "Read Me" que he encontrado en la formica de la cocina.
La cogí y empecé a leer;

"No puedo soportarlo más. Sara, sabes que te amo, y siempre lo hare, pero en los últimos meses las cosas se han vuelto mal para mí. Sí, es ella. Ella me está siguiendo de nuevo y tengo miedo de que si ella encuentra te mataría. Lo siento, me gustaría poder entrar en más detalles, pero estarás en casa en pocos minutos y yo no quiero tener que decirte todo esto a tu cara. Me destruiría verte llorar. - Rob."

De repente, la puerta principal se abrió. Instintivamente, agarre un cuchillo fuera del estuche de estos y corrí a esconderme dentro de la despensa.

"¿Hola?" dijo a una mujer desde la puerta de entrada. No le respondí. En cambio, abrí un poco la puerta de la despensa lo suficiente para ver la nota en la formica. "¿Hay alguien aquí?" Ella gritó, acercándose a la cocina. "No voy hacerte daño." Ella entró en la cocina. Había una pequeña navaja suiza en su mano.
Cogió la nota y empezó a leer. En cuestión de segundos se puso a llorar histéricamente. La mujer cayó de rodillas y dejó caer el cuchillo.
Ignoré todos los pensamientos lógicos que corrían por mi cabeza, patee la puerta y encaje el cuchillo de mi mano en su estómago.
"Bienvenida a casa Sara", le dije, torciendo el cuchillo con una sonrisa en mi cara

jueves, 9 de marzo de 2017

LA PATRONA

Buenas noches moradores del atico.hoy os traigo un relato sobre brujería que os pondrá los pelos de punta.





Deja en comentarios que te ha parecido la historia para que podamos compartir opiniones.si quieres compartir con nosotros tus historias o vivencias puedes dejarlas aqui en comentarios o enviarlas a la siguiente direcion;
elaticodelpanico@gmail.com   
y las publicaremos a la mayor brevedad posible.eso si,nada de loquendo jejejejno se te olvide buscarnos en google+

martes, 7 de marzo de 2017

EL APARECIDO




Se dice que Romualdo Juarez, líder de una comunidad de agricultores del estado de Michoacan, trataba muy mal a todos sus agremiados, abusando de ellos en todos los aspectos, en lo laboral era en donde era mas odiado y mas de uno, lo quería ver muerto.

Romualdo, consciente de todo, se hacia acompañar de dos amigos que le servían como guardaespaldas, ya que en mas de una ocasión, machete en mano, los jornaleros quisieron desquitar su coraje, mandándolo con su creador, pero la suerte siempre lo acompaño, hasta el día en que todo cambio.

Llego a su casa ya tarde, y descubrió a uno de sus hijos, tenia una fiebre muy fuerte, y podría morir si no se le atendía a tiempo, pero que haría Romualdo, ya había dejado ir a su escolta, y la vida del primogénito, estaba en juego, aun en su cobardía, era padre y quería a su hijo, y mas que temer a los vivos, de los cuales ya antes había salido airoso, le temía mas a la leyenda del aparecido, que sabia estaba en el camino al hogar del doctor, así que enfilo el camino, en su caballo ya para esa hora cansado.

Llegando a donde se decía, que se aparecía un anima, el caballo escucho algo que se levanto en dos patas, tirando al líder, y regresando como alma que lleva el diablo, Romualdo, temeroso, se levanto y retando grito: !! Quien quiera que seas, no te metas conmigo¡¡

Una carcajada que parecía de ultratumba, se escucho, calando hasta la médula a Romualdo, que aun así, se envalentono, y volvió a retar a lo que se escuchaba cada vez mas cerca: !!! Déjame en paz y no te haré daño, ya que soy el dueño de todo al rededor¡¡¡ las carcajadas no se escucharon, lo que si se escucho, fue una voz de ultratumba diciendo, ¿Eres dueño de tu alma? porque me la voy a llevar…

Romualdo que no era muy religioso, empezó a rezar, a pedir perdón, por todo el daño que sabia hacia a la comunidad, entonces todo ceso, las carcajadas y la voz, se dejo de oír, con lo que Romualdo corrió rumbo al doctor, que la vida a su hijo le salvo.

Desde ese día, la forma de ser de Romualdo, cambio radicalmente, empezó a ser querido, por los que antes odiaba, y vivió mas feliz consigo mismo.

lunes, 6 de marzo de 2017

EL ESPEJO MALDITO

Buenas noches moradores del ático hoy os traigo una cortita pero intensa historia de terror que os pondrá la piel de gallina.ya sabéis poneos cómodos y disfrutad de ella




 


dejadme en comentarios si os han gustado la historia
tambien podeis enviarme vuestras historias experiencias ect a la siguiente direccion
elaticodelpanico@gmail.com

sábado, 4 de marzo de 2017

LA MUJER DE LOS OJOS ILUMINADOS



Un par de chicos un poco pasados de los veinte, se divertían en una fiesta llena de hermosas jovencitas. Uno de ellos tenía que levantarse temprano al siguiente día para ir a trabajar, así que se retiró temprano, dejando al otro en la fiesta, pues este estaba más acostumbrado a trasnocharse, ese era su ambiente natural y lo estaba disfrutando.

Mientras su amigo dormía plácidamente en casa, el otro muchacho se retiró del convivio en la madrugada, cercano a las tres de la mañana. Caminó un par de calles esperando ser alcanzado por un taxi, pero se encontró algo mejor. Una chica que estaba sentada en la banca de un parque.

El exceso de bebida en su sistema, no dejaba que el muchacho notara lo extraño de la escena, ya que la mujer lucía un hermoso vestido blanco, y accesorios de una época distante. Él solo pensaba en acercarse y conquistarla. Pero antes de llegar ante ella, la chica se puso de pie dándole la espalda y alejándose a paso lento.



Pero bien sabemos lo insistente que se torna una persona pasada de copas, por no decir terca. La siguió tan rápido como su tambaleante y ebria humanidad le permitía hasta la puerta de un campo santo y en estos terrenos no hay borrachera que dure.

El tipo se dio cuenta donde estaba y retrocedió, pero la mujer que hasta ese punto conservaba el misterio de su identidad, se dio la vuelta, mostrando dos ojos encendidos como faroles, y dijo: —¿Acaso ya no quieres acompañarme?—y por un momento ni siquiera supo que le provocaba más terror, si esos ojos más rojos que el fuego o la sonrisa macabra que evidenciaba mil ideas de tortura.

Ahí encontraron al hombre tirado en las puertas del cementerio, inconsciente pero con los ojos abiertos, los tubo así toda la noche, estaban completamente rojos, hinchados, se dice que los habría perdido a no ser por la mujer de la limpieza que lo atendió a tiempo.

Estuvo seis meses en tratamiento psiquiátrico, donde pudo por fin revelar de a poco lo que le sucedió aquella noche, y las personas coincidieron que se había encontrado con el espectro de una mujer asesinada, que perdió sus ojos cuando el novio la golpeo y le dio muerte…ahora ella vaga por ahí, hipnotizando a los hombres, y dañando sus globos oculares, en venganza por lo que le hicieron a ella. Y asi, su historia se ha transformado en leyenda, la leyenda de la mujer de los ojos iluminados

viernes, 3 de marzo de 2017

MARCADO






Buenas noches moradores del atico me he retrasado un poco,pero aquí os traigo una historia que os pondrá los pelos de punta ya sabéis,poneos comodos y disfrutadla.


 


Deja en comentarios que te ha parecido la historia para que podamos compartir opiniones.si quieres compartir con nosotros tus historias o vivencias puedes dejarlas aqui en comentarios o enviarlas a la siguiente direcion;
elaticodelpanico@gmail.com   
y las publicaremos a la mayor brevedad posible.eso si,nada de loquendo jejejejno se te olvide buscarnos en google+