lunes, 21 de agosto de 2017

EL GATO BLANCO




Tras la muerte de mis padres, advertí una soledad nociva cernirse sobre la vasta residencia que me habían heredado. El silencio sepulcral de los pasillos me comenzaba a turbar, y la no respuesta que recibía cualquiera de mis llamados me instó a conseguir un compañero que quebrase esta incomodidad que se multiplicaba durante mis noches de insomnio. Descarté casi de inmediato la posibilidad de un acompañante humano: los únicos que carecían de mi total desprecio habían abandonado este mundo.

Resolví, entonces, adquirir una mascota. Si bien un canino parecería la opción adecuada para ahuyentar el silencio de mi hogar y colmar mi vida de júbilo, el solo pensar en el constante barullo que seguramente provocaría un perro, junto a su invariable necesidad de recorrer espacios abiertos, me inclinó a decantarme por un gato.

Reuní el valor suficiente para abandonar mi morada y dirigirme al establecimiento adecuado para realizar la compra, pero en el camino me detuve abruptamente en medio de la calle al sentir en mi nuca la presión que otorga la certeza de estar siendo observado. Se trataba de un felino de reducido tamaño que me clavaba la amarillenta mirada desde una de las ramas de un árbol cercano. El gato, blanco como el cielo de mi ciudad durante los otoños, permaneció inmóvil ante mí. Me situé tan cerca como me fue posible sin respuesta aparente del animal. Gozaba de una belleza extraña, como extraída de poemas olvidados, y su pelaje exhibía una claridad y pulcritud impropias de un animal callejero. Resultaba evidente que era la mascota de algún vecino, por lo que proseguí mi camino; pero no tardé demasiado en notar que el animal seguía mis pasos, algunos metros atrás.

Sin más dubitaciones y convencido de que hacía lo correcto —así lo dictaba el destino—, conduje al animal de regreso a mi hogar. Él sería mi nuevo compañero.

El gato adornó de inmediato mi morada. Su silueta blanca se recortaba contra las paredes de la casona cuando la recorría. El animal, lejos de retener el temor u hostilidad comunes en criaturas abandonadas, parecía regocijarse ante su nueva vida, y no perdía oportunidad de frotarse contra mí en muestra de gratitud. Me invadió una alegría que había creído perdida hacía muchos años.

Con el pasar de las semanas, el tamaño del animal se incrementó lo mismo que su hambre. Era voraz: cada vez me veía obligado a comprar mayor número de conservas para su consumo; asimismo incrementaba la dosis de mi medicamento, pues el insomnio me atacaba con mayor ferocidad.

Al tiempo que suministraba dos robustas latas de pescado a mi mascota, arribó a mis manos una nueva droga desde un lejano laboratorio que afirmaba haber desarrollado la cura definitiva para el mal que me aquejaba. Consumí, como ya era costumbre con otros medicamentos, tres pastillas de aquel paquete. Deambulé por la casa, mareado, unos minutos antes de advertir que había cometido un grave error. La elevada dosis castigó mis sentidos y me forzó a recostarme para no caer desmayado ahí donde me encontraba, en el suelo de la sala de estar. Transcurrió apenas medio minuto antes de que mi consciencia sucumbiera a las profundidades del sueño.1

La oscuridad era absoluta. Oía en la lejanía poco más que chillidos inconexos provenientes de memorias enclaustradas. No sentía mi cuerpo, y con esfuerzo recordaba mi nombre. Tras cavilar durante un tiempo indeterminado, recordé qué había sucedido e, incluso abstraído en el mundo onírico, luché por despertar con presteza. No temía por mi propio bienestar, ni mucho menos por el de mi residencia.

Temía por mi gato. ¡Cuánto tiempo habría pasado! No cabía duda que debía estar hambriento, y yo sufría al ser incapaz de levantar mi cuerpo para alimentarlo. Me retorcía entre gemidos de impotencia mientras luchaba con cada retazo de lucidez que me restaba para lograr despertar.

Y, al fin, lo conseguí. Despegándome del sosiego que me envolvía, lentamente y ardiendo en un empeñó mayúsculo, quedé fuera del sueño al que me había inducido por accidente. Mi primer impulso fue el de llamar a mi gato por su nombre. Esperaba que acudiese al llamado al instante, hambriento como debía estar, pero no obtuve respuesta inmediata. Permanecí recostado durante unos segundos antes de levantarme y caminar con torpeza. La oscuridad no se disipaba...

Aún me encontraba a la espera de que mi vista regresara cuando, llevando mis manos a las cuencas vacías de mis ojos, reparé en que el gato blanco ya había comido

domingo, 20 de agosto de 2017

EL CARRO DE LAS BRUJAS






Cuenta la leyenda que generalmente en la carretera que va del Distrito Federal a Cuernavaca, se puede presenciar el avistamiento de un carro rojo, en el cual se encuentran un grupo de mujeres espectaculares, muy hermosas, que traen la fiesta consigo, gritando de alegría, sonriendo y bailando. Circulan a gran velocidad, algunos cuentan que son solo dos, pero hay quienes han dicho haber visto tres de estas esculturales mujeres y otros que tuvieron la “suerte” de poder contemplar a cinco de ellas.

Solo los varones pueden toparse con este carro rojo y las hermosas mujeres a bordo le gritan su alegría, despertando tentaciones al mostrarle sus atributos, haciéndoles propuestas difíciles de rechazar, cuando el hombre está perdido en sus encantos, lo invitan a subir de todas las maneras posibles, con gestos y palabras, distrayéndolo entre sus platicas y coqueteos esperan el momento de encontrar algún lugar en al camino donde no puedan ser observadas, le hacen un último ofrecimiento mostrándole alguna parte de su cuerpo, haciéndole notar que se perderá de mucho si no sube, la mayoría accede.

Poco tiempo después se encuentra algún cuerpo, sin vida, al costado de la carretera, con señales de haber sido objeto de algún tipo de ritual, incluyendo la tortura, con símbolos marcados a lo largo de la piel de la víctima, inconfundibles marcas de cultos olvidados o de ceremonias, como si hubiese tenido el mismo destino que aquellos animales sacrificados en los aquelarres en tiempos de antaño.

Hay quienes aseguran que el color escarlata que recubre al carro se debe a estos hombres que cayeron en la tentación, ya que está fabricado con su sangre.

Pero con el tiempo el carro rojo ha sido visto de forma menos constante sitios de México muy alejados entre sí. Así que presten especial atención cuando reciban alguna invitación parecida.

sábado, 19 de agosto de 2017

EL SARCOFAGO DE LA PRINCESA EGIPCIA





Un experimentado explorador británico, estaba muy feliz al volver a su patria, pues entre sus varios descubrimientos sobresalía un gran sarcófago, el cual aparentemente pertenecía a una joven princesa.

Se realizó una conferencia de prensa en el museo de historia y el arqueólogo expuso los incidentes que le sucedieron durante su viaje a tierras africanas.

– Esta es una actividad riesgosa, ya que puedes contraer enfermedades extraña. No obstante, no cambiaría mi trabajo por nada. Lo que más me agrada de estas actividades es que las personas pueden aprender un poco más sobre el pasado de la humanidad. Expresó.

Antes de que el coloquio concluyera, uno de los reporteros se levantó de su asiento y mirándolo fijamente a los ojos exclamó:

– ¿No tiene miedo de las maldiciones egipcias?

– Maldiciones dices. Eso sólo se ve reflejado en leyendas antiguas. La realidad es que las piezas que recolectamos, no poseen ninguna clase de poderes místicos. Si fuera así, yo ya estaría muerto. Es más, dentro de este sarcófago hay una momia, pero no tenemos contemplado exhumar el cadáver dado que el ataúd permanece perfectamente sellado. Le recordamos al agente de la prensa que la exposición estará abierta al público en una semana. Mientras tanto mi equipo y yo permaneceremos aquí, para el acomodo y revisión de las cosas que se van a exponer. Dijo el explorador entre carcajadas.

Dos días más tarde, varios de los ayudantes que pernoctaban en el museo se dieron cuenta de un fétido olor que provenía de la bodega en donde se almacenaba el nuevo contenido egipcio.

El jefe de la expedición fue llevado hasta allá, sólo para darse cuenta de que el hedor provenía del sarcófago de la princesa:

– Tenemos que sacar a la momia y enterrarla lo antes posible. Ésa será la única forma de deshacernos de este terrible aroma.

Así lo hicieron, tomaron los restos del cuerpo y los sepultaron en un panteón que se encontraba a las afueras de la ciudad.

En efecto, el olor desapareció a las pocas horas. Sin embargo, un sin número de sucesos paranormales estaban a punto de ocurrir. A la noche siguiente, el arqueólogo se levantó del sofá donde dormía, en el instante en el que empezó a escuchar golpes en la puerta de la oficina.

– ¿Quién es? Dejen de estar jugando chicos, tenemos que descansar para poder terminar con el acomodo de la expedición.

Cada noche, los golpes eran más y más fuertes. A tal grado que el arqueólogo ya era incapaz de conciliar el sueño, pues aunque no lo demostraba a sus compañeros, por dentro se estaba muriendo de miedo.

Alterado por los acontecimientos, caminó y se paró enfrente del sarcófago, con el propósito de examinarlo a conciencia. Pasmado miró como la tapa de éste se hallaba un poco movida.

Con la ayuda de una palanca, logró mover el resto de la tapa únicamente para encontrarse con que una mano de la momia continuaba allí. Velozmente, la sacó y la enterró con las demás partes del cuerpo de la princesa egipcia.

De esa manera, al fin cesaron los golpes y la exposición pudo llevarse a cabo sin mayores inconvenientes

martes, 15 de agosto de 2017

LOS NIÑOS SODDER


Era una tranquila noche de Navidad para la familia Sodder en el año 1945 en West Virginia. La familia estaba conformada por George, Jennie y sus 9 hijos. Cuando llegó el momento de que los niños fuesen a dormir, cinco de ellos, Maurice (14), Martha (12), Louis (10), Jennie (8) y Betty (6), pidieron permiso para quedarse jugando un poco más de tiempo. La mamá aceptó el pedido sin antes recordarles que tenían que acordarse de apagar las luces, cerrar las cortinas y la puerta frontal. Después de darles las indicaciones, George, Jennie y sus otros 4 hijos fueron a descansar a sus recámaras.

Más tarde, en la madrugada del día 25, el teléfono empezó a timbrar. Jennie bajó de su cama para contestar, era una mujer de voz desconocida quien, al parecer, estaba en alguna reunión o fiesta, ya que se escuchaba a varias personas hablando en el fondo. Aquella mujer le preguntó a Jennie por alguien a quien no conocía, por lo que le respondió que el número que había marcado estaba erróneo. La mujer lanzó una risa muy extraña y colgó inmediatamente.

Jennie quedó algo desconcertada por aquella llamada, pero luego enfocó su atención en que los niños habían dejado las luces encendidas, las cortinas y puerta abiertas, entonces se encargó de asegurar todo y volvió a su dormitorio.

Una vez en la cama y cuando estaba a punto de conciliar el sueño, la mujer escuchó como si algo hubiera caído al techo y empezara a rodar a lo largo de la casa; inmediatamente después, un aroma a quemado comenzó a invadir cada lugar. Al dirigirse al pasadizo se dio cuenta de que todo estaba cubierto por fuego y humo. George y Jennie llamaron a sus hijos indicándoles que saliesen de la casa rápidamente. Una vez que todos estaban afuera, George y Jennie se dieron cuenta de que los 5 niños que se habían quedado hasta tarde no habían salido. Desesperado, George intentó volver a la casa para sacarlos, pero el fuego había invadido la entrada principal por lo que se dirigió a un lado de la vivienda, donde había una escalera para subir por la ventana. Al llegar vio con sorpresa que la escalera no estaba. Nada pudieron hacer, solo observar desconsoladamente cómo su hogar se reducía a cenizas.

Por motivos no tan claros, el camión de bomberos llegó recién a las 8:00 a.m., aproximadamente, junto a la policía local, quienes hicieron una rápida investigación, determinando con el forense que los niños habían fallecido en el incendio y que el fuego había sido provocado por un cableado defectuoso. Pero George y Jennie no se quedaron satisfechos con esta explicación, ya que, durante el incendio todas las luces estaban funcionando perfectamente. La pareja decidió hacer su propia investigación.

Para empezar, no se encontraron restos humanos entre los escombros. Jennie averiguó luego en un crematorio local que toma alrededor de dos horas y una temperatura muy alta para que un esqueleto se desintegre, pero el incendio en la casa de la familia Sodder había durado menos de una hora, por lo que se debieron encontrar los 5 esqueletos de sus hijos entre las cenizas.

Continuando con la investigación, se encontraron con un conductor de camión que les indicó que había visto algo parecido a "bolas de fuego" siendo lanzadas al techo de la casa. ¿Quizás el ruido que escuchó Jennie esa madrugada? Otra mujer indicó que había visto a los 5 niños dentro de un coche extraño cuando el incendio ocurrió en la casa; otra señora señaló que había visto a 4 de los pequeños en compañía de 4 adultos en un hotel en Carolina del Sur. Todas estas pistas hicieron que George y Jennie continuaran arduamente con su investigación.

Varios años después del incendio, George encontró entre los escombros que aún quedaban algunos huesos y lo que parecía ser un órgano interno. Las pruebas demostraron que aquel órgano era el hígado de una vaca y que los huesos provenían de una persona mayor y no de alguno de los 5 pequeños. El tiempo pasó y la familia continuó su búsqueda; en el año 1968, 23 años después del incendio, Jennie recibió un sobre en su correo. Al ver el contenido se quedó completamente anonadada, no había remitente, solo la fotografía de un hombre joven.

Las autoridades creyeron que sería probablemente algún tipo de broma cruel, pero George y Jennie identificaron en aquel joven a su pequeño Louis. Debido a esta situación, decidieron contratar a un investigador privado para rastrear al remitente de la foto; el investigador dejó West Virginia y nunca más se supo de él. George moriría en el año 1969 y Jennie 20 años después con la esperanza de que sus pequeños no habían muerto ese trágico día en el incendio.

Muchas preguntas se dejaron en el aire:

¿Quién era la mujer que llamó esa madrugada de manera extraña? ¿Tuvo algo que ver con el incendio?

¿Quién movió la escalera de la ventana?

¿Quién tiró aquellas "bolas de fuego" esa noche en el techo de la familia Sodder?

¿De quién era esos huesos que se encontraron años después?

¿Quién envió aquel sobre el año 1968 y quién era el hombre de la fotografía?

¿Qué pasó con el investigador privado?

Si los niños fueron raptados realmente, ¿quién fue el responsable y cuáles los motivos que le guiaron a cometer tal acto?

La historia es definitivamente cuestionada hasta la actualidad e investigada por detectives aficionados. Existen numerosas páginas de Internet hablando sobre el tema; sin embargo, mientras más pasan los años, las posibilidades de llegar al fondo de la historia se vuelven cada vez más remotas

domingo, 13 de agosto de 2017

MATEO

Buenas y calurosas noches moradores del ático. tras unos días de vacaciones.os traigo una emotiva historia de terror.


 


dejad en comentarios lo que os ha parecido.si queréis que pongamos vuestras historias,enviadlas a la siguiente dirección
elaticodelpanico@gmail.com
EStaremosencantados de publicarlas a la mayor brevedad posible.
tambien os recomiendo que mireis las historias anteriores del ático pues hay temas e historias muy interesantes y que os hagais supcriptores para estar al tanto de las novedades
búscanos en google+

lunes, 31 de julio de 2017

EL COLUMPIO DEL DIABLO



En la frontera de Hidalgo con Querétaro se encuentra el municipio de Tecozautla, conocido por sus buenas cosechas de nopal, guayaba y aguacate. Con una tranquila vida rural poco llega a saberse de este Ayuntamiento a menos que sucesos extraordinarios como en que relata esta leyenda sucedan.



Cuenta la gente del lugar que a nadie le gusta salir por las noches, ya que de camino a Zimapán es inevitable encontrarse con dos peñas entre las que hay un pequeño llano, un lugar marcado por los seres malignos. Pues en punto de la media noche, se escuchan los funestos quejidos de un hombre que pareciera estar agonizando.

Se dice que esta historia fue verificada, por un par de compadres que un día transitaban por aquel lugar. Esa noche escucharon algo, movidos por la curiosidad, los compadres se dirigieron al lugar de donde venían los gritos pero conforme pasaban los segundos su sentir se volvió en terror pues lo que oían eran quejidos de alguien que sufría un dolor insoportable.

Al llegar hasta el llano se encontraron con una escena sorprendente y aterradora, un hombre se columpiaba en una cuerda que estaba sostenida de la punta de las dos peñas, su rostro era tan pálido como si la poca piel que tenía en él se hubiese fundido con el hueso y no dejaba de gritar. Provocó en las personas un terrible miedo que los heló hasta los huesos y erizó sus cabellos.

Paralizados no daban crédito a lo que sucedía, de pronto  una luz rojiza e intensa rodeo al hombre que se mantenía columpiándose, prendiéndolo en llamas entre las cuales se distinguía un ser que abrazaba al desdichado, hasta que se volvió cenizas.

Mudos ante el hecho, con los dientes apretados, y los cabellos de punta salieron despavoridos de aquel lugar, pero cuando lo hicieron fueron sorprendidos por la muerte por haber presenciado un encuentro con el Diablo al que no los habían invitado.

Dicen que aquel hombre que se mecía en el llano era un hacendado de la región que un día vendió su alma al Diablo por riquezas y que esa noche el mismo Diablo vino por su alma que durante mucho tiempo anduvo en pena en el mundo de los vivos. Desde aquel día los lugareños llaman al lugar “El columpio del Diablo”.

martes, 25 de julio de 2017

EL ULTIMO CLIENTE



Una noche oscura , un taxista vuelve por una solitaria carretera de montaña tras haber llevado a un pasajero a su destino, pero mientras conduce, encuentra a un nuevo cliente en el arcén de la carretera.

Despues de montarlo en el taxi, el cliente le da una dirección desconocida para el taxista pero el pasajero le comenta que el será el que lo guíe hacia el destino.

Tras conducir un buen rato cruzando pequeñas aldeas y campos, el taxista comienza a inquietarse. Siguiendo con la conducción y viendo que estaban en medio de ninguna parte, el taxista se gira hacia atras y le pregunta a su cliente donde se encuentran. Al volver la cara para hablarle ve sorprendido que el cliente ya no está allí pero al volver su mirada hacia la carretera se da cuenta de que está al borde de un precipicio donde está vez será la gravedad la que marque velocidad y destino.

domingo, 23 de julio de 2017

EL HOMBRE Y LA BRUJA



Cuenta la historia, que un joven se había enamorado por completo de una hermosa mujer, a la que no se le conocía mucho en la comunidad.

Un día, mientras el joven y sus amigos salieron a dar una vuelta por los alrededores y mientras estaban bebiendo a uno de los que ahí se encontraban, comenzó a decir cosas extrañas sobre la mujer de la que se había enamorado su amigo, muchas de estas interrogantes eran, ¿Por qué  la mujer salía todas las noches?, ¿A donde se dirigía?, en ese momento, alguien afirmo que ella era una bruja y que salía por las noches para convertirse en una animal.

Nadie creyó esa historia. Sin embargo, el joven decidió despejar todas sus dudas y comprobarlo el mismo, para eso, siguió a la mujer en una de sus escapadas al bosque y sin percatarse de la presencia de otra persona, la bruja se convirtió en una lechuza y voló muy a lo alto de un gran árbol.

Ese instante fue una horrible experiencia para el joven, quien salió corriendo del lugar para refugiarse en su hogar.

Muchos dicen que desde ese día, aquel joven nunca volvió a salir y sobre la bruja, desapareció inexplicablemente

martes, 11 de julio de 2017

LOS ULTIMOS DE NOVIEMBRE



Trabaje como guardia de seguridad en una quinta que estaba ubicada en fama#1 santa Catalina N.K Industrias vago del poniente. Tenia un compañero de nombre Jorge Cardenas(mi tocayo)él era él encargado de el turno de día y me entregaba la guardia en la noche.
Un día que hacia mucho frío,eran los últimos de en mes de noviembre, él viento estaba muy fuerte.Ese día me dijo Jorge:
-Oyes tocayito? él ultimo trabajador va a salir como a las 9:30 para que te pongas al tiro.
Y yo le dije:
-Esta bien,estaré pendiente.
Y así paso,me fui al comedor a preparar un café,enseguida me fui a la oficina del trabajador y le di una taza,este me dijo:
-Gracias guardia por él café. Usted es muy buena gente,no le da miedo guardia?
Yo le contesté:
-No,para nada,dios esta conmigo.
Él se empezó a reír y entonces yo le pregunte:
-De que te ríes?
Él me respondió:
-No,de nada guardia.
Él estuvo con migo un rato,después se levantó y me dejó un lonche para que me lo cenara y después se cambio de ropa y se fué.Entonces cerré los vestidores, di él último reporte de las 11pm como todo guardia me dormí.

A eso de la 1:40 de la madrugada,me desperté, tenía un poco de frío, me puse mi segundo rondín y me lleve mi lonche para calentarlo.

Iba silbando como mi lampara prendida para que no me diera miedo,cuando de repent e ví un gato amarillo,lo espanté y se fué,no me dió tanto miedo,nomas un poco de escalofríos y pensé:
"Primero dios"
En eso se viene un viento helado y en esa área donde estaba hay una palma,esta se movía y me daba un poco de miedo verla,bueno,pues por ahí abajo de la palma había una banquito como en los parques,de pronto veo una silueta y fijando bien la vista vi a un niño gordito como de unos 8 años,se me hizo raro,entonces fue cuando le pregunté:
-Oye niño,como te llamas?
No me contestó, pero le pregunte de nuevo:
-Por donde saltaste para llegar aquí?
Se le veía muy serio,y como no me contestó tampoco,le volví a preguntar:
-No tienes frío?
Él movió la cabeza asintiendo y como yo llevaba una chaqueta negra de piel enseguida me la quité y se la puse,entonces le seguí preguntando:
-Donde vives?
Él no hablaba, solo apuntaba hacia unas tablas que estaban tapadas a unos 10 minutos de allí,entonces se me puso la piel de gallina y le dije:
-Toma mi lonche y mi café,come.
Vi como se lo comía y le dije:
-Ya es muy tarde,ahora si me puedes decir donde vives?
Él volvió a señalar a las tablas grandes que estaban ahí,quise enchufar la lámpara pero no funcionaba,luego pensé en comunicarme con él supervisor para reportarme pero mi radio tampoco funcionó,pensé en llevar al niño a la caseta y preguntar quien le conocía.
Entonces en esos segundos que perdí de vista al niño,me di la vuelta y ya no estaba, solo mi chaqueta negra,la cojí y debajo de ella estaba el lonche!!!
Cojí mis cosas y empezé a correr,casi no me quedaban fuerzas,lo peor es que alcanzé a ver que él café estaba justo por las tablas grandes que él niño me había señalado antes,allí dejé él café y seguí corriendo hasta la caseta.Tenía las luces enchufadas y en eso que me suena la radio,luego entra mi supervisor Daniel y me regaña diciéndome:
-Te quedaste dormido!Ya no tengo mas de media hora afuera y no contestas!
Yo le dije:
-No!Que raro!
Pero lo mas raro es que también la lampara se encendió.

Luego le conté lo sucedido, y solamente me dijo:
-Hablamos mañana.
Al día siguiente llegó otro guardia,este me llevó a la oficina del gerente y ahí me mostró la foto de un niño y me preguntó:
-Es este él niño que viste?
La vi con sorpresa y le dije:
Si,ese es él niño que en la noche estaba sentado conmigo ahí en él banquito.
Él supervisor me dijo:
-Ese niño hace mas de 40 años que murió ahogado en una noria de agua que esta tapada justo ahí donde están las tablas.
Me quedé helado al escuchar a mi patrón y le dije:
-Jamas vuelvo aquí ha este lugar.
Desde entonces jamás volví a trabajar de guardia.Después fui a por mis cosas y hablé con él jefe,le conté lo sucedido y él me dijo que él niño era de una familia anterior a los nuevos dueños y supe que no solo pasaba eso,sinó que también se oían risas,ruidos y que corren alrededor de la quinta y que por ese motivo los guardias no aguantaban!+

¡¡¡Dicen que ese niño sigue apareciendo los últimos de noviembre que fué la fecha de su muerte!!!

EL SEÑOR POLO



Es domingo, y te despiertas bien temprano para ir a recibirlo a la puerta, porque sabes que él es muy puntual. Apenas tienes cinco años y recién estás aprendiendo a leer y a escribir, pero aun así sabes que a las nueve en punto de la mañana él llega como todos los domingos. Y siempre viene.1

No eres la única que sabe que él vendrá; todos tus amiguitos del barrio también van a la puerta del jardín de sus respectivas casas y miran hacia donde empieza la calle, esperando que aparezca doblando en la esquina. Te levantas de la cama, te vistes tan rápido como puedes y corres a la cocina para desayunar. Te sientas en la mesa sin saludar al resto de la familia; pero no importa, ellos saben que todos los domingos por la mañana estás con la cabeza en otro lado. Tomas la leche con galletas sin despegar los ojos del reloj de la pared que marca las 8:55 a.m. Mejor apurarse, él es muy puntual. Él. El Sr. Polo. Tú y todos tus amiguitos lo llaman así. El Sr. Polo, el vendedor de los helados más ricos de todo el barrio. El hombre más simpático y divertido que cualquier chico podría llegar a querer. Los chicos lo quieren tanto como él a los chicos, y eso es porque no existe en el mundo heladero con sonrisa más radiante.

¿Qué es eso? ¡El motor! ¡Ese inconfundible motor! Escuchaste muchos motores en tu vida, pero el de la camioneta del Sr. Polo lo reconoces enseguida. Se te abren los ojos más de la cuenta y miras a tu mamá; ella te sonríe comprensivamente y te da un billete para que gastes. No dudas ni un segundo en tomarlo, guardarlo en tu bolsillo y salir corriendo al jardín. El día está radiante, desde la puerta se ve muy bien. Se abren las puertas de todas las casas… ¡ahí están tus amiguitos! ¡Todos, al igual que tú, miran sonriendo la esquina, esperando que aparezca la enorme camioneta blanca! Y todos se restriegan las manos, pegando saltitos, sonriendo. Estás nerviosa porque tienes miedo de que se agoten los helados. Sabes bien que el Sr. Polo tiene a montones, pero tienes miedo igual. Y el ruido del motor aumenta… aumenta… De pronto, ¡el sonido de las campanitas! ¡No hay sonido infantil más hermoso que ése! ¡Y empiezas a saltar cada vez más ansiosa porque las campanas también se acercan! Finalmente, ahí está. Por fin dobla en la esquina la enorme camioneta blanca, y tú y tus amigos empiezan a gritar de alegría.

El Sr. Polo se ve a través del cristal con su rebosante y amable sonrisa, sacando la mano por la ventanilla para saludar a los nenes que comienzan a correr junto a la camioneta. Avanza unos metros y el vehículo se detiene. Antes de que el gordo heladero baje con su habitual uniforme blanco, ya tiene toda la camioneta rodeada de niños. ¡Y qué haces ahí parada! ¡Te vas a quedar sin lugar! Corres a la calle y te unes a la multitud de niños que no para de gritar, sacudiendo el dinero en las manos para ser los primeros en ser atendidos. Sacas el billete y te sumas a los gritos de saludo dedicados al Sr. Polo. Éste, sin dejar de saludar, empieza a trabajar, haciendo el mismo procedimiento que hace todos los domingos: abrir las diferentes puertas que tiene a los costados de la camioneta, tres de un lado y tres del otro.

Ahí están esos maravillosos helados. Lo que para ti equivale a probar el elixir de la vida. Te pones en la fila mientras el Sr. Polo toma el dinero y abre la puerta correspondiente al helado que uno de los niños elije comer ese día.

¡El sonido de las puertas! CLAP, CLAP CLAP y el Sr. Polo aparece de nuevo por el otro lado de la camioneta. No deja de sonreír. Tu sonrisa también se ensancha cada vez más. La fila se reduce, y en cualquier momento será tu turno. Por todos lados ya se ubican los niños que recibieron su helado, hablando entre ellos, felices, disfrutando, saboreando. Exhibiendo sus hermosos helados de diferentes colores. Dentro de poco estarás igual que ellos. CLAP, CLAP, CLAP, el Sr. Polo abre y cierra puertas, sacando helados de diferentes tamaños, sabores y colores. Desaparece detrás de la camioneta para abrir las puertas del otro lado y aparece de nuevo.

¡Por fin! ¡Es tu turno! Con dedos temblorosos le entregas el billete al Sr. Polo, colocándolo en la enorme palma de su mano. Y sigue sonriendo; es increíble cómo se las arregla para mostrar cada uno de sus blancos y brillantes dientes. Señalas con tu dedito y elijes tu sabor. El Sr. Polo te da la espalda, abre la puerta y la vuelve a cerrar. Se da vuelta de nuevo para entregarte tu enorme helado, que miras con ojos abiertos como platos.

Ni bien entra en contacto con tus manos, comienzas a disfrutar de ese maravilloso postre. Te haces a un lado, completamente feliz, para que tus amigos puedan ser atendidos. CLAP, CLAP CLAP, el heladero aparece y desaparece. Abriendo y cerrando puertas… Sólo que… ¿qué sucede? No puedes evitar notar que de las seis puertas, el Sr. Polo sólo abre cinco. La única que no abre es la que está justo enfrente de ti. El Sr. Polo siempre la pasa por alto; abre la de la izquierda y la de la derecha, pero la de en medio nunca la abre. ¿Por qué? ¿Qué clase de helados habrá ahí? Miras alrededor: al parecer eres la única que nota esa anormalidad. Todos los demás niños están ocupados con sus helados. Vuelves la mirada a esa puerta blanca. CLAP, CLAP, CLAP otra vez, el Sr. Polo aparece abriendo puertas y otra vez pasa por alto la del medio. Te invade la curiosidad. Te acercas poco a poco a la puerta, sin quitarle los ojos de encima. El Sr. Polo vuelve a desaparecer del otro lado de la camioneta, y te acercas más a la puerta. Expectante. Conteniendo la respiración. Es el momento, tienes que aprovechar la oportunidad.

Sin pensarlo dos veces, tomas la fría manija y abres de un tirón. Por un momento sólo ves esa especie de humo frío que sale de las heladeras, y cuando desaparece, al cabo de unos segundos, observas el interior, esperando ver en la fría y blanca caja helados de todos colores.

Pero no hay nada de eso. En su lugar, bien en el fono, está el cuerpecito de una niña con trenzas rubias y un vestidito azul, la piel blanca y fría como el mármol, y pedazos de hielo cubriéndola de pies a cabeza. Sus bracitos y piernas completamente rígidos. No puedes pensar, ni siquiera sabes qué significa esa imagen.

Antes de poder formularte alguna pregunta, una mano enorme se apoya sobre la puerta y la cierra bruscamente. El Sr. Polo se inclina para estar a tu altura, te ve directo a los ojos y, sin dejar de sonreír, te dice algo que sólo tú puedes oír: «Esos no son para ti, esos son para mí». Te sonríe una vez más, se endereza y continúa con su trabajo.2

Y tú te quedas en tu posición, viendo cómo el heladero termina con sus labores. Saluda a tus amigos, les da la mano e incluso se deja abrazar por algunos. Otros observan con ojos envidiosos cuando el Sr. Polo se inclina sobre tu vecinita para abrazarla única y específicamente a ella, de manera tierna y lenta. Qué suertuda. La eligió a ella para abrazarla. El Sr. Polo se para y le pellizca la mejilla cariñosamente, sonriendo, adorándola con la mirada. Le da la espalda mientras los niños agitan felices sus manos. El heladero sube a su camioneta, arranca y el vehículo comienza a moverse lentamente en tanto los niños vuelven a sus respectivas casas. El motor y las campanitas se pierden en la distancia, pero el Sr. Polo va a volver el próximo domingo, anunciando su llegada con esa musiquita, y quizás vayas a recibirlo nuevamente con todos los demás, saltando y gritando de alegría, viendo cómo CLAP, CLAP, CLAP abre y cierra puertas con su enorme sonrisa. Pero la puerta del medio no la abre nunca

miércoles, 5 de julio de 2017

RECLAMADA POR DIOS O EL DIABLO





Existió en México durante la época de la colonia, un matrimonio muy bien acomodado, y distinguido entre la sociedad de aquellos tiempos. Ellos esperaban con ansia a su primer hijo, y cuando el día del parto llegó su emoción no pudo ocultarse. Sin embargo quedaron sorprendidos ante la declaración de la partera, quien viendo la hermosura de la niña, dijo sin miramientos: -la hermosura de esta niña solo causara que al crecer, sea reclamada por Dios o por el Diablo-, y sin decir más, solamente se fue.

Aunque la familia se vio afectada por tal presagio, 15 años pasaron sin que le tomaran mucha importancia. Clara se había convertido ya en una bellísima jovencita, pero déspota y maleducada. Para revertir tal comportamiento, las monjas de un convento cercano, ofrecieron a sus padres llevársela y enclaustrarla para darle educación, y ensenarle el amor a Dios. Pero tan grosera como era la joven, afirmó que solo las feas y despechadas deberían estar en un convento.

Los padres entonces, intentaron casarla, pero ella puso como condición a cada caballero que la pretendiera batirse en duelo con el resto, y así mientras el tiempo transcurría decenas de ellos murieron, intentando alcanzar el corazón de la caprichosa chica que al final no se decidió por alguno,

16 años tenía para entonces, cuando cierta noche apareció bajo su balcón un hermoso caballero al que no había visto antes, tocaba una hermosa melodía, sentado sobre un elegante caballo blanco. Y sin decir nada, se acercó para dejarle a Clara una rosa. Así pasaron los días, el jinete repetía la escena noche tras noche, hasta que la joven cayó perdidamente enamorada de él. Por lo cual no dudó en darle un ¡sí!, cuando el caballero le pidió huir juntos.

Clara subió al caballo de su amado llena de felicidad y tomaron rumbo hacia las afueras de la ciudad. Ella le acariciaba la mano tiernamente, hasta que sintió algo raro, cada vez que la tocaba, sentía más vello, así que aprovechó un tramo bien iluminado por la luna y prestó atención.

La mano del joven no solo era peluda, sino que tenía en ella largas uñas, y al buscar el rostro de su amado para interrogarlo, se encontró con la mismísima cara del Diablo.

El grito de la muchacha fue tan aterrador que los pobladores fueron en su búsqueda sin tener resultados. Días después encontraron el cuerpo de Clara, tirado en el campo, tenía en su rostro una mueca de horror que nadie había visto jamás y su cuerpo estaba completamente desgarrado

martes, 4 de julio de 2017

LA MUJER DE BLANCO





Buenas noches moradores del ático hoy les traigo unas historias de terror escalofriantes ponganse   cómodos y disfruten de ellas






dejad en comentarios lo que os ha parecido.si queréis que pongamos vuestras historias,enviadlas a la siguiente dirección
elaticodelpanico@gmail.com
EStaremosencantados de publicarlas a la mayor brevedad posible.
tambien os recomiendo que mireis las historias anteriores del ático pues hay temas e historias muy interesantes y que os hagais supcriptores para estar al tanto de las novedades
búscanos en google+

viernes, 30 de junio de 2017

LA NIÑA DEL HOSPITAL




Christian estaba por terminar su turno como guardia en el Hospital Central.
El paso de los años era evidente en los maltratados pasillos del viejo edificio que, junto al tétrico silencio de la madrugada, causaba terror a quien estuviera dentro, de pronto escuchó el espeluznante llanto de una niña; parecía provenir del tercer piso, el que, curiosamente, permanecía cerrado desde hacía varios años.
Con la piel erizada de miedo, el celador subió por las escaleras, pues el ascensor estaba averiado. “¿Quién está ahí?”, preguntó nervioso.
Los gemidos se volvían más escalofriantes a cada paso que daba. Al llegar, se encontró frente a un tenebroso sendero que lo guiaba hacia una vetusta bodega, donde se archivaban documentos.
Lentamente abrió la puerta. Su respiración cada vez se hacía más agitada. Al entrar, encendió su linterna, debido a que las instalaciones eléctricas no funcionaban. Con la poca luz que tenía, descubrió en la penumbra los pies descalzos de una niña.
“¿Qué haces aquí, deberías estar con tus padres, niña?” dijo Christian trémulo del terror. El frío se apoderó de su cuerpo. Fue entonces cuando, tembloroso, alcanzó a alumbrar el rostro de la pequeña, cuyo cuerpo estaba cubierto por terribles quemaduras y llagas. Sus ojos eran totalmente blancos; y su cabello, una maraña chamuscada. De manera violenta, aquel espectro aterrador se abalanzó hacia el guardia, quien gritó hasta quedar sin aliento.
Cuando logró calmarse, se dio cuenta de que el fantasma traspasó su cuerpo y desapareció del lugar.
Al día siguiente todos en el hospital se enteraron de lo sucedido.
Incrédulos, varios compañeros subieron a la bodega a ver si encontraban a la niña.
Tomaron fotos del sitio y se burlaban de lo que, supuestamente, había ocurrido. De repente, la puerta se cerró con violencia y todos quedaron atrapados. Fue cuando el espectro se hizo presente y lanzó un terrorífico grito de ultratumba. Despavoridos, los “burlones” lograron abrir la puerta y salir.
Christian buscó la explicación de los espeluznantes hechos; y los halló en los recuerdos de Margarita, la trabajadora más antigua del hospital.
La mujer contó que hacía más de 20 años, donde ahora es la bodega, funcionaba el área de quemados. “Recuerdo que una niña llegó grave con quemaduras de tercer grado. Los médicos hicieron todo lo posible por salvarla pero no se pudo hacer nada. Los gritos de la pequeña eran desgarradores. Lo más triste fue que murió sola, pues nos enteramos que la madre la había abandonado, encerrándola en la casa el día del siniestro. Decían que fue su propia mamá quien provocó el incendio”, fue el triste relato de Margarita.
La noche siguiente, Christian subió hasta la bodega y en el piso dejó un ramo de flores y un peluche. Justo cuando terminaba su jornada, escuchó nuevamente extraños sonidos en el piso alto, sólo que en esta ocasión eran risas de la pequeña que parecía estar jugando.
Desde entonces se han registrado varias apariciones del fantasma en el hospital. Según dicen, se trata de la niña haciendo travesuras.

martes, 27 de junio de 2017

LA REINA DEL VUDU




Marie Laveau era una mujer mulata que trabajaba como estilista en un salón de belleza. Pronto se hizo de una clientela recurrente ya que era una buena conversadora y con tan sólo unas cuantas frases, era capaz de desvelar los más íntimos secretos de las mujeres del lugar.

De ese modo, no había escándalo o lío amoroso que no pasara a través de sus oídos. He de decir que otra de sus cualidades, consistía en su amplio conocimiento del vudú (es por eso que esta leyenda se titula así).

Con frecuencia era visitada por “señores blancos”, pues al estar inmersos en una época en el que el racismo estaba en su punto más álgido, las clases altas no deseaban que por ninguna circunstancia se presentara una sublevación por parte de esclavos negros.



Entre los rituales más aterrorizantes que realizaba, se pueden mencionar aquellos en los que bailaba frente a una boa de nombre “zombie” o aquellos en los que bebía hasta perder la conciencia, con el propósito de que su cuerpo fuera ocupado por espíritus malignos.

El poder de sugestión que tenía era tremendo, ya que por un lado dominaba a las huestes negras haciéndoles creer que ella era una especie de lideresa que pronto los liberaría de sus cadenas. Mientras que por el otro, seducía a los blancos, gracias a varias pociones mágicas que les daba durante las sesiones de espiritismo.

Fue enterrada en 1891 y desde ese año su tumba nunca ha dejado de ser visitada tanto por curiosos, como por personas que la continúan adorando a pesar del paso de los años. Un protocolo macabro que llevan a cabo algunos “fieles” es el de darle la vuelta completa al sepulcro tres veces, después rezar una oración y por último dibujar una cruz con polvo de ladrillo. Esto último sirve para abrir un portal en el que el consultante puede tener contacto directo con las fuerzas del mal para pedirles su auxilio

domingo, 25 de junio de 2017

LOS ENAMORADOS DE LA PRESA




Buenas noches moradores del atico .dispuestos a combatir el calor con una espeluznante historia de terror?pues poneos comodos y disfrutad de ella.


 

dejad en comentarios lo que os ha parecido.si queréis que pongamos vuestras historias,enviadlas a la siguiente dirección
elaticodelpanico@gmail.com
EStaremosencantados de publicarlas a la mayor brevedad posible.
tambien os recomiendo que mireis las historias anteriores del ático pues hay temas e historias muy interesantes y que os hagais supcriptores para estar al tanto de las novedades
búscanos en google+

sábado, 24 de junio de 2017

LA MUÑECA



Tengo una hermana que tiene una muñeca, de una cara horrible con una sonrisa extraña y unos ojos rojos grandotes cada vez que ella le toca la panza, dice "hola soy, yo" con fritos al final, no sé qué le ve de bonita, su vestido es negro y blanco asqueroso.

Una noche de tormenta yo había quedado solo porque todos se habían ido al teatro, yo mientras vagaba por la casa se empezaron a sentir pasos pequeños, los truenos y la lluvia habían cortado la luz de la casa asique con una vela me dirigí hacia mi pieza y cuando entre, allí estaba, la muñeca ¿Qué hacia ahí? ¿Cómo llego? Me preguntaba entonces fui hacia ella con cara de asco, le apreté el botón de su fea panza y dijo "soy yo estoy aquí para hacerte sufrir" mis gritos, me despertaron, solo era un sueño cuando desperté, baje las escaleras, había ido hasta la cocina y me tome un vaso de jugo cerré la puerta de la heladera y la muñeca estaba allí, sentada, la agarre y se la lleve a mi hermana. Cuando abro la puerta, tire la muñeca y grite, mi hermana por todas partes, todo su cuerpo había sido descuartizado, fui corriendo a la habitación de mis padres, también muertos.

Ahora, yo hace más de quince años que estoy en el siquiátrico porque me toman de loco sicópata estoy bien, lo único malo es que todas las noches cuando me acuesto a dormir la muñeca me espía sentada, con sus ojos rojos, me mira y sonríe

lunes, 19 de junio de 2017

PREMONICION




Una golondrina se estrella contra la ventana haciendo cimbrar los cristales. Resbala dibujando un camino de sangre sobre el vidrio y queda sobre la cornisa. En el estertor de la agonía contrae sus dedos largos en un intento crispado y vano por aferrarse a la vida.

La miro compadecido, segundos antes surcaba el espacio haciendo gala de su talante, libre, orgullosa, cortando la brisa con la tijera negra y elegante de su silueta y ahora está tiesa sobre el friso de mi ventana, su vanidad convertida en un pequeño amasijo de plumas y de sangre.

Por esas extrañas cosas de la mente, tu imagen de mujer seductora que va por el mundo cazando requiebros y hechizando la imaginación de los hombres se me presenta mientras contemplo al ave muerta, y en un espejismo sin sentido y loco me parece que tu estampa impacta contra las vidrieras de mi memoria y tu fascinante garbo se convierte en una maraña de luto y desconsuelo.

Suena el teléfono. Es tu madre, desgarrada por la congoja me anuncia tu muerte súbita al estrellar tu coche contra las vitrinas del edificio. Sus palabras hacen añicos las paredes de mi equilibrio y mi aplomo se desmorona en una densa polvareda de asombro y sufrimiento.

Un gato negro, de semblante maligno como el demonio aparece y salta desde el alero llevándose al ave muerta en el hocico. Recuerdo que tú misma me contaste cómo al morir, muchas almas son cazadas por entidades siniestras de otra dimensión y enjauladas para sus horrendos propósitos.

Suena el teléfono. Tengo miedo de contestar.

sábado, 17 de junio de 2017

50 HISTORIAS DE TERROR MEXICANAS

Buenas noches moradores del atico hoy no os traigo una historia,sino 50 poneos comodos y disfrutad de ellas

.


dejad en comentarios lo que os ha parecido.si queréis que pongamos vuestras historias,enviadlas a la siguiente dirección
elaticodelpanico@gmail.com
EStaremosencantados de publicarlas a la mayor brevedad posible.
tambien os recomiendo que mireis las historias anteriores del ático pues hay temas e historias muy interesantes y que os hagais supcriptores para estar al tanto de las novedades
búscanos en google+

jueves, 8 de junio de 2017

EL SECRETO DE LOS BERLANGA





El protagonista de esta historia se llama Juan Carlos Silverio Berlanga, un joven de 20 años. Durante su vida, desarrolló una estrecha relación con su abuelo: iba a visitarlo siempre que podía, le hacía regalos bastante originales y le abrazaba en todo momento. A Juan Carlos le encantaba mucho escuchar las historias que le contaba su abuelo. Cuando era joven había tenido un sinfín de aventuras y experiencias, por lo que tenía bastante que contar.

Sin embargo, siempre hubo algo que el abuelo no quiso contar a Juan Carlos. Un día, sucedió algo verdaderamente atroz; mientras paseaban ambos por el campo un desconocido se acercó sigilosamente con el fin de quitarle la vida a su abuelo. Sin embargo, éste pudo defenderse y marcharse del lugar rápidamente. Cuando su nieto le preguntó por qué ese hombre quería hacerle daño, el abuelo le contestó que no se preocupara…



Juan Carlos olvidó lo que había pasado, ya que el paso del tiempo hace posible que todos los recuerdos, incluso los más profundos, se borren por completo. Ya se había convertido en un adulto, pero otro día volvió a recordar lo sucedido entonces; de nuevo preguntó a su anciano abuelo por esa historia, pero la respuesta fue negativa. Finalmente llegó el momento que nadie deseaba, el abuelo de Juan Carlos murió, llevándose su secreto a la tumba, ¿o quizás no?




El entierro fue un momento difícil, con mucha tristeza en todos los presentes. Después de eso, Juan Carlos llegó a su casa con el fin de ordenar todas las cosas que su abuelo había dejado en casa. Entre esas cosas estaba un cajón lleno de ropa, que su abuelo no usaba desde hacía muchísimos años. Además había una fotografía del abuelo de pequeño junto con su familia; por detrás de la foto estaban escritas las palabras “Los Berlanga”. Juan Carlos decidió investigar lo sucedido, y descubrió algo aterrador…

Resulta que la familia de su abuelo había sido responsable de varios de los mayores crímenes que se habían vivido en la región. Ese era el motivo por el cual el abuelo no quería desvelar a su nieto la verdadera historia de la familia. Célebre es el caso de cuando secuestraron a dos menores que paseaban por una zona cercana a su granja. Las dos chicas iban a disfrutar de un día de campo, pero se toparon de frente con dos de los hermanos Berlanga…

Los chicos llevaron a las jóvenes junto con el resto de su familia. Las niñas suplicaron que no les hicieran ningún daño, pero estos de repente sacaron un cuchillo y las obligaron a mantenter relaciones íntimas con ellos delante de toda su familia. Fue un momento bastante vergonzoso, y las niñas tuvieron que hacerlo entre lágrimas; acto seguido la abuela comentó que no tenían nada para cenar, por lo que sugirió que estas dos niñas serían un plato perfecto…

Fue algo totalmente despreciable e innecesario. Evidentemente, las familias de ambas chicas las estuvieron buscando durante días; varios testigos afirmaron que las habían visto rondando la finca de los Berlanga. La policía entró en el lugar y descubrió que las ropas de una de las niñas estaba oculta bajo un colchón





Al encontrarse con esto, decidieron que tenían pruebas más que suficientes como para detener a los miembros adultos de la familia, que pasarían el resto de su vida en la cárcel. El abuelo de Juan Carlos en ese momento era un bebé, por lo que no se enteró de nada hasta que se lo contaron cuando fue un poco más mayor. Sin embargo, la familia de las niñas nunca perdonó a los Berlanga, por eso el abuelo sufrió ese día ese intento de agresión en el campo cuando estaba con su nieto.

lunes, 5 de junio de 2017

BRUJAS


Buenas noches moradores del atico hoy os traigo un especial sobre las brujas ponganse comodos y disfrutenlo.




dejad en comentarios lo que os ha parecido.si queréis que pongamos vuestras historias,enviadlas a la siguiente dirección
elaticodelpanico@gmail.com
EStaremosencantados de publicarlas a la mayor brevedad posible.
tambien os recomiendo que mireis las historias anteriores del ático pues hay temas e historias muy interesantes y que os hagais supcriptores para estar al tanto de las novedades
búscanos en google+

domingo, 28 de mayo de 2017

LOS NIÑOS NUNCA MIENTEN



Mientras todos dormían tranquilamente en la casa de Rodrigo, un grito fuerte y de terror retumbó en las paredes despertando a todos, corrieron a la habitación de Annie, el miembro menor de la familia, ella estaba parada en la esquina de la cabecera de la cama gritando con todas sus fuerzas y una expresión de incontenible angustia en su cara, abrazando fuerte a su muñeco de peluche. Rodrigo la reprendió con fuerza por haberlos despertado tan solo por una pesadilla, molesto se fue a dormir, mientras Juan y Sara hermanos mayores de Annie permanecieron con ella hasta que quedó dormida. En la recamara principal Karla y Rodrigo discutían por la actitud que él había tenido ante el comportamiento de su hija menor.

Annie les dijo a sus hermanos que debajo de la cama había un monstruo que intentó llevársela, los hermanos voltearon a verse uno a otro y después de consolarla revisaron debajo de la cama para que estuviese más tranquila, Sara se recostó con ella, Juan fue a su habitación por un bate de beisbol y pasó la noche sentado junto a ellas. Ellos actuaron con tal certeza porque vivieron lo mismo al ser mas pequeños pero su padre jamás les creyó.

Durante más de un mes, a espaldas de su padre, ellos dormían en una sola habitación, intercambiándolas noche a noche, para que el monstruo no tuviera tarea fácil al buscarlos. Cuando Rodrigo los descubrió encerró a cada uno en su habitación bajo llave molesto por haber sido engañado, los gritos de horror salían de la habitación de Annie, sus hermanos gritaban rogando ayudarla, con desesperación Karla intentó arrebatarle las llaves a Rodrigo al escuchar que en la habitación de su hija a parte de los gritos las cosas empezaban a caer y romperse. Su esposo lo impidió diciendo que los niños tenían que crecer y dejarse ya de mentiras.

El silencio llegó de pronto y Rodrigo con expresión de ganador dijo -Ya lo ves, solo fue una rabieta-, Karla le arrebató entonces las llaves pero al abrir la habitación Annie no estaba ahí, la buscaron por cada rincón pero ella había desaparecido sin dejar rastro en aquella habitación que lucía como si un remolino la hubiera invadido.

Todos culpaban a Rodrigo y al pasar de los días, mientras él estaba sentado en la cama de Annie, extrañándola, pensándola; un olor a sudor, a humedad invadió la habitación, un ligero ruido semejante al crujir de una bolsa plástica salía debajo de la cama, un click, sonaba en el piso de madera, la intensidad de los sonidos aumentó y Rodrigo vio pasmado como entre sus piernas una enorme mano gris oscura, con grandes dedos negros y unías tan largas como su pie salía debajo de la cama, al desviar un poco su mirada se dio cuenta que eran dos, en un movimiento brusco quiso subir sus pies pero una de estas manos lo tomó con fuerza, la cama se alzó de su lugar y en un instante Rodrigo estaba de cabeza, colgando de la mano de un monstruo gris que se jorobaba un poco para no pegar en el techo, tenía un cuerpo marcado, pero no era muy delgado, dos peludas patas con pezuñas negras, el era gris con llagas oscuras y purulentas, una larga melena negra y abundante lo cubría desde la cabeza hasta la espalda baja donde le nacía una cola larga que superaba su estatura y se balanceaba de un lado a otro haciendo destrozos por la habitación. En su rostro se apreciaba una sonrisa maléfica, que dejaba ver sus sucios colmillos, donde una pus oscura escurría desde su boca, al ver su cara arrugada, con la nariz caída y unos enormes ojos rojos ardientes, Rodrigo sintió un miedo que lo hizo gritar desesperado. Entonces el monstruo con una de sus unías recorrió el cuerpo de Rodrigo lentamente y con suavidad; sus ropas cayeron cortadas con mucha precisión dejando a el desnudo y sin una sola herida.

El monstruo que hasta ese momento no emitía más que gruñidos que parecían venir desde su estomago, de nuevo con su uña recorrió el cuerpo de Rodrigo pero esta vez dando pequeños piquetes que lo hacían gotear sangre hasta el piso, donde seis criaturas monstruosas también pero en diferente tamaño, lamían desesperadamente el piso hasta dejarlo limpio, algunos de ellos se recostaron esperando que las gotas de sangra cayeran directo a su boca, pero cuando esto no fue suficiente, se lanzaron sobre Rodrigo, chupando la sangre por las heridas, dejándolo todo cubierto de pus que tenían en lugar de saliva. Las criaturitas saltaban contentas y una a una se fueron por debajo de la cama.1

La de mayor tamaño aun sujetaba a Rodrigo del pie teniéndolo de cabeza, lo recostó en la cama, se posó sobre él, agachando su cabeza, abrió la boca, también la de su víctima y succionó fuerte, una ligera niebla con destellos brillantes salía desde dentro de Rodrigo y el monstruo lo saboreaba con gusto.

Los niños nunca mienten

Sin duda hay que reconocer que los niños nunca mienten el monstruo siempre estuvo ahí, pero Rodrigo no quiso creer hasta comprobarlo por sí mismo.

jueves, 25 de mayo de 2017

LEYENDAS URBANAS DE ESPAÑA

Buenas y calurosas noches moradores del ático. hoy les traigo una recopilación de historias de terror que acontecen en España.ya saben ponganse comodos y disfruten de ellas







dejad en comentarios lo que os ha parecido.si queréis que pongamos vuestras historias,enviadlas a la siguiente dirección
elaticodelpanico@gmail.com
EStaremosencantados de publicarlas a la mayor brevedad posible.
tambien os recomiendo que mireis las historias anteriores del ático pues hay temas e historias muy interesantes y que os hagais supcriptores para estar al tanto de las novedades
búscanos en google+

miércoles, 24 de mayo de 2017

LA HABITACIÓN 404




Javier llegó a un hotel en provincia, buenas noches me puede dar una habitación? -lo siento señor no tenemos, respondió el recepcionista, por favor este es el último hotel de la zona, estoy cansado sólo debo pasar una noche pero ha sido un largo viaje, el recepcionista lo pensó y dijo: pues podría quedarse aquí en el lobby, – aquí? Pregunto Javier algo decepcionado y que esperaba poder darse un baño y dormir en un cama, -esta bien pero seguro que no tiene una habitación? El recepcionista volvió a pensar hay una pero…

Esta bien, llamo al botones y le dió una llave la 405, la 405?? Pregunto el botones sin ocultar su asombro si llevalo por favor, así lo hizo le mostró la habitación y Javier aliviado suspiro cuando se dió la vuelta para darle propina al botones vio que este salió corriendo, salió tras el hasta el elevador pero ya se había ido, al volver a su habitación vio a una mujer tratando de entrar a la habitación de a lado, justo cuando el se acercó ella entró, ya en su habitación el se metió a bañar y al salir se puso ropa limpia y se dejó caer sobre la cama, pasaron unos minutos y de pronto se escucharon unos gritos de mujer en la habitación de a lado, auxilio!!! Ayúdenme!! Por favor!! La mujer de a lado pedía ayuda, además de los gritos se escuchaban golpes contra la pared, ayuda por favor va a matarme!! Javier llamo a la recepción, algo pasa en la habitación de a lado! Llamen a la policía! El recepcionista dijo: no pasa nada señor por favor calmese y no vaya a la habitación, Javier colgó y pensó: no puedo permitirlo, salió e intentó derribar la puerta pero no lo logró, decidió bajar a la recepción, ya llamaron a la policía? Tenemos que subir van a matar a la pobre mujer hay que subir algo está pasando!!

El recepcionista tomo la llave del 404 suspiro y subió con Javier, subiremos sólo nosotros, no llamará a los botones? El recepcionista negó con la cabeza, al llegar abrió la puerta y al entrar… Nada, la habitación estaba intacta, No puede ser! Yo escuché gritos desgarradores, escuché golpes escuché muebles romperse, no lo entiendo, el recepcionista le explicó señor aquí no hay nadie hospedado, vámonos, al llegar a la recepción le contó hace años una mujer fue asesinada en la habitación 404 fue horrible desde entonces algunas noches en las habitaciones de a lado de pueden escuchar los gritos y los ruidos de aquella fatal noche, por eso es que nunca las rentamos, no pasa a diario pero por si acaso procuramos que nadie las ocupe, después de escuchar eso Javier sólo dijo; tomaré su oferta de quedarme en el sillón del lobby hasta que amanezca, subió por sus maletas tomo todo lo más rápido que pudo y se dirigió al elevador y antes de que este sr cerrará, pudo ver a la mujer bañada en sangre mirándolo afuera de la habitación 404.

martes, 23 de mayo de 2017

AMIGOS IMAGINARIOS





Los amigos imaginarios son personajes ficticios que algunos niños crean y a los que suelen asignar un papel tutelar o lúdico.
Los amigos imaginarios pueden acompañar al niño hasta el inicio de la infancia y en ocasiones, hasta la adolescencia.
Pueden llegar a desarrollar complejos comportamientos y personalidades
Existe un vínculo especial entre los niños y los fenómenos paranormales. Muchos afirman que esta comunicación “especial” se atribuye a la inocencia y sobre todo por no tener miedo a las cosas que no entienden, mientras que una persona adulta, en general, se mostrará con miedo a lo desconocido actuando en consecuencia
 un niño psíquico, a veces, también es victima de verdaderas experiencias de terror. Los niños, de forma natural, tienen una mente más abierta y más inquisitiva, por esta razón, las experiencias psíquicas son bastante comunes



lunes, 22 de mayo de 2017

CHUCKY



La leyenda cuenta que en el año 1896, Robert Eugene Otto, un pequeño niño que vivía junto a sus padres en una casa de la localidad de Key West, Florida, Estados Unidos, recibió un regalo que le hizo una criada de la servidumbre: un muñeco de tres pies de altura, relleno con paja, cosido con alambre y vestido con un traje blanco de marinero. El niño, a quien sus padres llamaban simplemente "Gene", bautizó de inmediato al muñeco con su propio nombre, Robert.

Lo que el pequeño niño y sus padres no sabían era que el personal de la servidumbre, criados negros traídos de la isla de las Bahamas, eran practicantes de vudú y magia negra, cosa habitual en algunas comunidades caribeñas, y que el muñeco no era tan inocente como aparentaba. Como sea que fuere, desde el primer momento el niño se encariñó en demasía con el muñeco. Hablaba con él y procuraba no separarse de él en ningún momento.

Pero los padres de Gene, que pensaban que Robert era una especie de amigo imaginario, comenzaron a preocuparse cuando comenzaron a escuchar a su hijo hablando con alguien más, mientras se encontraba encerrado solo en su habitación, como si alguien más aparte de él se encontrara en su pieza. Al mismo tiempo, los vecinos afirmaban que cuando la familia Otto salía de la casa, veían al muñeco asomándose por las ventanas de la casa, como si el juguete hubiera comenzado a moverse por sí solo. Para empeorar las cosas, el niño comenzó a experimentar atroces pesadillas al tiempo que les contaba a sus padres que Robert había comenzado a moverse por cuenta propia. En una ocasión, mientras el niño dormía, se escuchó un estruendo en su habitación. Cuando sus padres fueron a verlo encontraron la mayoría de los muebles volcados y al muñeco tirado al pie de la cama. Cuando le preguntaron a su hijo por qué había hecho eso, éste les respondió llorando: "No fui yo, fue Robert".

Sospechando que algo extraño pasaba con el muñeco, los padres del niño decidieron sacar el juguete de la pieza del niño y dejarlo tirado en un rincón del ático de la casa. No quisieron botarlo, pues su hijo se había encariñado demasiado con él. Con el paso del tiempo, Robert quedó arrumbado en ese lugar, cubriéndose de polvo.

Años más tarde, muertos los padres de Gene, éste, convertido en un pintor, recibió como herencia la casa donde había pasado su infancia, así que decidió mudarse a su nuevo hogar en compañía de su flamante esposa. Quería aprovechar el amplio espacio de su antigua vivienda para poder pintar sin problemas y, sobre todo, darle un adecuado uso al bello mirador de la casa, una bella torre de madera de tres pisos.

No pasó mucho tiempo cuando Gene descubrió en el ático a Robert, su olvidado compañero de juegos. De inmediato lo rescató del polvo y lo instaló en el mirador. A partir de ese momento, el estrecho vínculo que había entre el otrora niño y su muñeco volvió a hacerse presente, lo que provocó un clima extraño y ominoso en la casa.

Sucesos sobrenaturales

A contar de ese momento se reanudaron los reportes de sucesos sobrenaturales protagonizados por el muñeco. La esposa de Gene afirmaba, espantada, que la expresión del rostro del muñeco cambiaba a veces, como si de repente hubiera comenzado a experimentar emociones. Algunos vecinos, por su parte, comentaban que habían visto a Robert desplazarse por la casa y los niños de las escuelas cercanas evitaban pasar frente a la casa de los Otto, pues afirmaban que Robert se agazapaba detrás de las ventanas del mirador mientras los espiaba. Gene y su esposa, de hecho, dejaron de recibir visitas porque ya nadie quería visitarlos por temor a toparse con el escalofriante muñeco.

Cansado de Robert y sus "travesuras", Gene decidió devolver a su viejo amigo de la infancia al ático, aunque la gente que visitaba al matrimonio afirmaba que, a veces, se escuchaban pasos en los cuartos del piso de arriba e incluso algunas inexplicables risas que se escuchaban en ciertas partes de la residencia.

Gene Otto murió en 1972 y su esposa vendió rápidamente la casa. Robert quedó olvidado de nuevo en el ático hasta que una nueva familia se instaló en la casa y Robert fue descubierto por la hija de aquella familia. La pequeña, una niña de 10 años, se emocionó mucho cuando lo encontró e inmediatamente lo bajó a su habitación junto con sus demás muñecos. Sin embargo, al parecer, la niña no pareció simpatizarle a Robert, que parecía extrañar a su antiguo dueño. La niña comenzó a gritar de terror por las noches, alegando a sus padres que el muñeco, que había sido puesto sobre su cama junto a unas muñecas, trataba de matarla.

El muñeco Robert (o "Robert, the doll", según su traducción al inglés), finalmente fue sacado de la casa de la familia Otto y trasladado al Martello Gallery-Key West Art and Historical Museum, lugar donde se encuentra en la actualidad. Todavía abraza su león de peluche y viste su traje blanco de marinero, pero sigue dando que hablar. Algunos trabajadores del museo afirman que en el mes de octubre el muñeco se vuelve más "activo", y por las noches se pueden oír golpeteos contra el vidrio de la recámara transparente donde se encuentra. Y no sólo eso, pues a veces el muñeco aparece levemente recargado sobre la vitrina de exhibición, como si se hubiera movido por sí mismo.

Lo más curioso, en todo caso, es que se comenta que al fotografiarlo o grabarlo en video, las cámaras dejan de funcionar o bien las fotos aparecen borrosas o defectuosas. Los encargados del museo y la misma leyenda que rodea al muñeco Robert afirma que los visitantes deben pedirle permiso si quieren sacarle una foto, pues de lo contrario una posible maldición podría recaer sobre éstos. Se comenta, de hecho, que la gran cantidad de cartas y fotografías que pueden verse pegadas en las paredes del cuarto donde se encuentra Robert son solicitudes de gente que lo fotografió sin permiso y que le ruegan que les levante la maldición que parece haber caído sobre ellos.

Estos extraños sucesos inspiraron la película "Chucky", la famosa película que trata precisamente de las macabras "travesuras" cometidas por un muñeco diabólico que es regalado a un inocente niño.

martes, 16 de mayo de 2017

EL ENCAPUCHADO DEL JARDIN

Buenas noches moradores del ático ¿dispuestos a escuchar una terrorífica historia de terror?pues pónganse cómodos y disfruten de la que les traigo hoy




dejad en comentarios lo que os ha parecido.si queréis que pongamos vuestras historias,enviadlas a la siguiente dirección
elaticodelpanico@gmail.com
EStaremosencantados de publicarlas a la mayor brebedad posible.
tambien os recomiendo que mireis las historias anteriores del atico pues hay temas e historias muy interesantes
búscanos en google+

lunes, 15 de mayo de 2017

EL AGUJERO DE MEL




El 21 de febrero de 1997, Art Bell entrevistó a una persona que decía llamarse Mel Waters en el programa de radio estadounidense “Costa a Costa AM”. Mel relataba la existencia de un pozo en un terreno de su propiedad, en Manastash Ridge, a unos 30Km de Ellensburg. Este pozo tenía unas extrañas propiedades. Medía tres metros de ancho pero parecía no tener fondo. Más de 20 vecinos de la zona lo utilizaban como vertedero, arrojando en él todo tipo de residuos, pero el agujero no se llenaba nunca. El propio Mel, intrigado, descolgó una plomada atada a un hilo de pescar de 20 libras. Se quedó sin hilo cuando iba por 25 kilómetros y aun no había llegado al fondo.

Otro aspecto que resulta sorprendente de este pozo, atendiendo a las explicaciones de Mel, es que en una ocasión arrojó allí un perro que se le murió y a los pocos días reapareció de nuevo vivo.

El relato despertó una cierta expectación, por lo que Art Bell volvió a contactar con Mel Waters en varias ocasiones más. Pero el elemento clave que hizo que esta fantasía tuviese un eco que perdura todavía es que en el mapa de Terraserver de la zona mencionada por Water, había un rectángulo de color blanco que se interpretó como un intento de censura del gobierno americano, tratando de ocultar el pozo


domingo, 14 de mayo de 2017

EL LAGO MALDITO




Buenas noches moradores del atico hoy os traigo una espeluznante historia de terror narrada por el inconfundible dross.ya saben ponganse comodos y disfruten de ella




dejanos tus comentarios,en la entrada queremos saber tu opinion no olvides que puedes ponerte en contacto con nosotros y enviarnos tus vivencias,historias, temas, que quieres que tratemos ect a la siguiente dirección de correo electronico;
 elaticodelpanico@gmail.com
buscanos en google+ 

sábado, 13 de mayo de 2017

LA CHICA NUEVA



Hace un año en un instituto entraba una nueva alumna como puede ocurrir en cualquier instituto, se llamaba Karen, ella era una chica bastante cerrada en si misma y muy poco habladora, incluso podía dar miedo.....


Al principio todo el mundo vio a Karen como una chica bastante rara, entonces empezaron a burlarse de ella, a reírse de su manera de ser y demás.

Karen cada día odiaba más a la gente de ese colegio, a las personas que le había hecho daño y entonces un día entre lágrimas decidió acabar con su vida, grabándolo con el video dijo "Por fin conseguiréis lo que habéis querido siempre, deshaceros de mi pero...no acabará mi pesadilla" después de decir estas palabras dejo el móvil en un lugar en el que se viera bien el lugar donde quería morir, después Karen llorando se tiró a la carretera y murió al instante.
Sus compañeros, todos, se sintieron fatal, había destrozado la vida de la pobre chica pero no duraría mucho su tranquilidad. Sus compañeros descubrieron en la chaqueta que siempre llevaba Karen una lista, en la lista ponían todos los nombres de su curso, iban por orden de personas que le habían hecho daño. No tenía amigos así que no había excepciones.
Jaime y María eran los primeros de la lista, se asustaron mucho al pensar que les podía pasar algo, no tardaron en darse que cuenta de que tenían razón.
Una semana después Jaime fue encontrado en su habitación descuartizado, en cambio María fue encontrada ahogada en la ducha y con la cara rajada. Asó fue cayendo poco a poco la gente de la lista, parecía que la venganza era cierta, no se salvaba nadie, solo quedaban dos personas de todo el curso, Pedro y Lola, sabían que iban a morir pero no querían y entonces para romper una maldición decidieron que se suicidarían en el lugar donde murió Karen, esa noche murieron pero en vez de terminar la maldición todo fue peor, desencadenaron una ira terrible al haberse suicidado y no muertos por Karen, entonces Karen para que nunca termine su venganza, cada vez que alguien muere por la presión social y deja una lista de las personas que le hicieron daño...

....Muere en extrañas razones, así que nunca trates mal a nadie.

viernes, 12 de mayo de 2017

5 HISTORIAS DE TERROR

Buenas y lluviosas noches moradores del atico.hoy hace una noche ideal para una historia de terror,asi que les traigo 5.ya saben,pónganse cómodos y disfruten de ellas



 


dejadme en comentarios si os ha gustado la historia para sabervuestra opinion.
tambien podeis enviarme vuestras historias, experiencias,temas  que querais que tratemos ect a la siguiente direccion

elaticodelpanico@gmail.com

y las publicaremos a la mayor brevedad posible.eso si,nada de loquendo jejejej

no olvideis haceros seguidores de la pagina para estar al tanto de las novedades
no se te olvide buscarnos en google

jueves, 11 de mayo de 2017

LA SILLA MALDITA



En 1702, un asesino convicto llamado Thomas Busby estaba a punto de ser ahorcado por sus crímenes, su ultimo deseo fue tener su ultima comida en su Pub favorito en Thirsk Inglaterra.

Cuando terminó de comer se levanto y dijo: "Que la muerte repentina le venga a todo aquel que se atreva a sentarse en esta silla" durante la segunda guerra mundial los pilotos de una base cercana frecuentaban el Pub y los locales se dieron cuenta que los soldados que estaban sentados en la silla nunca volvían de la guerra en 1967, dos pilotos de las fuerzas aéreas real estallaron su camioneta contra un árbol justo después que se fueron de la pug.

En 1970 un albañil probo su suerte en la silla, murió esa misma tarde al caer en un agujero en su lugar de trabajo.

Un año después de eso un techador que estaba sentado en la silla murió después que el techo de donde estaba trabajando colapsara.

Una señora de la limpieza del pub tropezó y callo en la silla, poco después murió de un tumor cerebral.

Por ultimo un dueño del bar movió la silla a el sótano incluso en el almacenamiento de la silla se cobro otra victima, después de que un repartidor tomara un breve descanso durante la descarga de paquetes en el almacén murió en un accidente de coche el mismo día, finalmente el dueño del bar dono la silla al museo local en 1972, el museo muestra la silla 5 metros en el aire de manera que nadie pueda sentarse en ella por error, afortunadamente nadie se a sentado en la silla desde entonces