miércoles, 29 de junio de 2016

LA MECEDORA CHILLONA



Había una vez una casona abandonada en medio de una gran ciudad en la que nadie se atrevía a entrar. Los dueños habían huido de allí asustados por una mecedora que chillaba.

Al principio la mecedora solo chillaba cuando alguien se sentaba sobre ella, pero con el tiempo la mecedora empezó a chillar también cada vez que alguien se acercaba. Pero lo que ya no pudieron soportar los dueños de la casa fueron los chillidos de la mecedora cada vez que alguien caminaba, aunque fuera en la habitación de al lado o incluso en otro piso.

Alertados por la posible presencia de un fantasma en la casa, los habitantes de la casa la dejaron abandonada. Pero no tuvieron que preocuparse por las medidas de seguridad, porque la historia de la mecedora chillona y el fantasma llegó a cada rincón de la ciudad, así que nadie se atrevía a entrar y, si lo hacía, salía corriendo del miedo.

Un día llegó a la ciudad un hombre misterioso. El hombre no tenía dinero para pagarse una pensión, así que buscó un lugar para pasar la noche. Paseando por la ciudad descubrió la casona abandonada. Como tenía las puertas abiertas, aquel hombre decidió entrar.

En cuanto puso un pie dentro, se oyó un chillido agudo y penetrante, pero el vagabundo estaba medio sordo, así que no sintió más que un leve crujido. Siguió avanzando en busca de un lugar donde sentarse o acostarse.

Tras un rato inspeccionando la casa, el hombre vio la mecedora y decidió sentarse un rato. Con el vaivén y el leve sonido que oía con los chillidos de la mecedora el hombre se quedó dormido.

A la mañana siguiente todo el pueblo le estaba esperando a la puerta de la casona para ver si salía con vida de allí. Todos se quedaron asombrados al verlo salir y empezaron a aplaudir. Tan fuerte aplaudieron que el hombre consiguió oírles claramente.

-¿Cómo ha vencido usted al fantasma? -preguntó el alcalde.

-¡¿Qué?! ¡Hablé más alto, que no le oigo! -gritó el hombre.

El alcalde repitió su pregunta, esta vez a grito pelado y le contó la historia.

-¿Ese leve crujido del suelo es lo que llaman ustedes fantasma? -dijo el hombre-. Lo que le pasa a esa casa es que tiene el suelo de madera y es más viejo que la tana. A la mecedora no le ocurre nada. Pero está en un sitio que se ve afectado por el movimiento del suelo al moverse.

-¿Cómo sabe usted tanto, si parece un vagabundo? -le preguntó a gritos el alcalde.

-No siempre las cosas son lo que parecen -respondió el hombre-.

Los dueños de la casa le ofrecieron al hombre trabajo arreglando la casa. Él aceptó encantado. Desde entonces la vida ha vuelto a la vieja casona que, aunque todavía cruje un poco, está cada día en mejores condiciones.

martes, 28 de junio de 2016

LA MUJER QUE ENLOQUECIÓ POR UN TELEFONO



Cuando María Carmen Mongliano escapó de su casa para verse con su amante, no esperaba que su carro se le acabaría la gasolina en medio del camino. Ya casi anochecía y María Carmen prefirió llamar a su esposo para que fuera por ella, aunque la estación de servicio estaba más lejos de lo que creía y no pudo hacer más, que esperar el primer bus que la devolviera a la ciudad.

Una hora, dos horas, nada pasaba

Tuvo que esperar la llegada de un bus blanco que estaba repleto de mujeres y paró para recibirla en medio de la carretera. La noche había inundado con su lluvia todo el terreno y la mujer dejó su carro con todas sus cosas que llevó para escaparse de la casa.


Benítez García era su esposo, un licenciado en artes que acababa de conseguir un buen trabajo y llegaba a su casa con una botella de vino para descorchar con su amada esposa. Pero la realidad fue otra, vio los cajones vacios y no había duda de que su esposa se había largado con otro. No pudo sino llorar y apalearse por todo aquello que le había sucedido esa misma noche.


Al otro día temprano no había llegado su mujer y la duda carcomió su corazón, casi no la buscó: ya tenía cierta experiencia en las peripecias de su mujer y no creía que simplemente se la había comido la noche sin que nadie supiera realmente lo que había pasado.
Pero sus celos fueron tan fuertes que no dejaría pasar el momento para buscar a un ex amante de su esposa para buscar a su mujer allá.



Golpeó la puerta y sacudió el timbre hasta que salió un hombre guapo, de unos 35 años, 10 años menos que Benítez, tenía un cabello crespo corto y una camisa blanca que usaba en ese momento para jugar tenis en la parte de atrás de su casa con unos amigos. Tiempo atrás su esposa pasaba las noches con él, mientras Benítez se partía el alma trabajando para ofrecer a su mujer los mayores placeres, pero sabía que él no era el único hombre con el que hacía el amor y eso lo deprimía mucho, no hacía sino tomar solo mientras su mujer pasaba las noches con ese tipo.

Pero el tenista no sabía de su mujer. Benítez fue agresivo y lo aplastó a golpes para que este dijera la verdad pero no salió nada de él, solo arguyó que su mujer debió de haberse ido con otro hombre, premisa que en parte era cierta. El esposo sólo se devolvió a su casa y nunca más volvió a buscar a su esposa

La bella mujer esperaba que el bus la llevara a la ciudad, pensaba llamar a su amante y decirle que ya no se iba con él y llamar a Benítez y arreglar todo sin necesidad de volver a serle infiel con sus incontables amantes que habían amasado su cama, la cama de ambos. No tenían hijos por la esposa, que era infértil, pero Benítez nunca quiso buscar otra mujer para saciar su necesidad de ser padre, a pesar de su infelicidad continuaba con ella, simplemente la amaba.

En sus elucubraciones no se fijó que el autobús se desvió del camino, hacia un cerro más o menos inhóspito, muchas de las mujeres que iban en el bus dormidas y anestesiadas tampoco se fijaron pero ellas quizá si sabían a donde se dirigía el bus. Pasaron 3 horas y el bus llegó a una casona vieja gigantesca donde salieron unas enfermeras vestidas de blanco para recibir a las nuevas locas que llevaban al Gran Manicomio Municipal

Las recibieron a todas con paraguas por la lluvia y a todas las entraron. María que dormía no se dio cuenta donde estaba pero prefirió acompañar a las muchachas para llamar por teléfono a su esposo y que él fuera por ella. Pero no la dejaron.

Las enfermeras la trataron igual que a las otras locas, no la escucharan. Fue llevada a una habitación y pastillas y choques se le dieron por resistirse. Gritaba que la dejaran hablar por teléfono, que la dejaran en paz, que ella sólo había ido para llamar a su esposo. Pero no convenció a nadie, fue tratada como una recusa más y los días siguientes se le hizo un procedimiento clínico. El procedimiento burocrático por el que pasó María Carmen fue muy largo, nadie la escuchaba y ya los efectos de neurosis comenzaron a ahogarla. Finalmente el jefe del psiquiátrico le terminó dejando hacer una llamada por teléfono, 4 meses después de su llegada.

Respondió en su casa una mujer joven con una voz angelical. Su acento francés confundió a María si había anotado bien el número pero preguntó por Benítez. Ella se lo pasó. Desconsolada la nueva loca, intentó contar su triste historia a su marido y este juró ir a verla. Claramente él fue al hospital y creyó más a las enfermeras que a su esposa, le dijeron que había sufrido un ataque neurótico y que no estaba en sus cabales.



Aun así él fue a verla a ella, hablaron y le contó que conoció una nueva mujer, ella le era fiel, era hermosa y lo valoraba. Casi doblemente enloquecida María fue detenida por la fuerza y se le asignó una habitación por siempre.

viernes, 24 de junio de 2016

LA JOVEN CANGURO




Una joven pareja había tenido que llamar a una agencia de canguros para guardar a su hijo, ya que tenian una cena importante y tenian que asistir solor, sin el pequeño. Ellos tenían una canguro de confianza, pero esa noche se habia puesto mala, por lo que, sin más remedio, habían tenido que llamar y confiar en la profecionalidad de la agencia. Estaban nerviosos. Pero al llegar la chica de la agencia se tranquilizaron. La jove canguro que llegó a casa era una chica con una muy buena apariencia, parecia centrada y responsable. Así que partieron a la fiesta.


A la mitad de la cena, la joven madre tuvo un raro presentimiento, por lo que telefoneó a casa para verificar que todo iba bien. La joven canguro respondió que todo iba muy bien, que no debía inquietarse. Y le dio las gracias por la cena que le habian dejado: "El pavo estaba muy rico". La joven madre volvió hacia su marido después de la llamada y le pidió al marido de volver inmediatamente. Algo le pareció extraño en la conversación. Ella no recordaba tener pavo en la nevera.


Llegaron rápidamente a casa. Una vez allí comprueban que la chica está tranquilamente en el sofá viendo tele. La madre se tranquiliza al ver la escena. Pero al subir a la habitación del bebé, descubren que no está. Algo no marchaba bien. Lo buscan por toda la habitacion pero no dan con él. Bajan abajo y asustados le preguntan a la canguro. Ésta tranquilamente les contesta que está en la cocina. Extrañados, van hacia ella y al llegar descubren aterrorizados lo que habia sucedido. El bebé estaba metido en el horno, parcialmente comido, y embalado en aluminio.

Investigaciones poateriores descubrieron que la canguro sufría de trastornos de personalidad.

jueves, 23 de junio de 2016

EL CAMPANARIO MALDITO Y OTRAS LEYENDAS

Buenas noches moradores del ático este calor va a acabar conmigo y eso que no han llegado los meses mas calurosos pero bueno dejemos eso aparte y vallamos a disfrutar de unas cuantas leyendas que nos pondrán los pelos de punta.ya sabéis,poneos cómodos y disfrutad de ellas.


Deja en comentarios que te ha parecido para saber tu opimion..para enviarnos tus historias etc o contactar con nosotros:
elaticodelpanico@gmail.com

buscanos en google+

sábado, 18 de junio de 2016

LA MANO PELUDA Y OTRAS LEYENDAS MEXICANAS

Buenas y calurosas noches moradores del ático .por fin llegó el veranito y con el la calor insoportable ajajajaj que mejor manera de combatirla que con una buena historia de terror.Asi que, hoy no os traigo una historia,os traigo 22.
elegid el lugar mas cómodo de la casa,cerrad bien las puertas subid el volumen a tope y disfrutad de ellas. dejad en comentarios lo que os ha parecido.para contactar con nosotros
elaticodelpanico@gmail.com




jueves, 9 de junio de 2016

LA MUÑECA




Tengo una hermana que tiene una muñeca, de una cara horrible con una sonrisa extraña y unos ojos rojos grandotes cada vez que ella le toca la panza, dice "hola soy, yo" con fritos al final, no sé qué le ve de bonita, su vestido es negro y blanco asqueroso. Una noche de tormenta yo había quedado solo porque todos se habían ido al teatro, yo mientras vagaba por la casa se empezaron a sentir pasos pequeños, los truenos y la lluvia habían cortado la luz de la casa asique con una vela me dirigí hacia mi pieza y cuando entre, allí estaba, la muñeca ¿Qué hacia ahí? ¿Cómo llego? Me preguntaba entonces fui hacia ella con cara de asco, le apreté el botón de su fea panza y dijo "soy yo estoy aquí para hacerte sufrir" mis gritos, me despertaron, solo era un sueño cuando desperté, baje las escaleras, había ido hasta la cocina y me tome un vaso de jugo cerré la puerta de la heladera y la muñeca estaba allí, sentada, la agarre y se la lleve a mi hermana. Cuando abro la puerta, tire la muñeca y grite, mi hermana por todas partes, todo su cuerpo había sido descuartizado, fui corriendo a la habitación de mis padres, también muertos. Ahora, yo hace más de quince años que estoy en el siquiátrico porque me toman de loco sicópata estoy bien, lo único malo es que todas las noches cuando me acuesto a dormir la muñeca me espía sentada, con sus ojos rojos, me mira y sonríe

jueves, 2 de junio de 2016

LA CHICA QUE DESAPARECIÓ A LOS 5 AÑOS Y VOLVIÓ 50 AÑOS DESPUÉS CON EL MISMO ASPECTO






Esta historia se ha transmitido de generación en generación y todavía hoy en día muchos se preguntan si realmente sucedió o si simplemente se trató de una invención de la población. Lo cierto es que este caso continúa abierto como una de las desapariciones más famosas registradas por la policía.

Se cuenta que a principios de 1900 una familia conformada por tres integrantes (papá, mamá e hija), vivían en una zona apartada de una montaña. Un sábado como cualquier otro, los padres enviaron a la pequeña de apenas 5 años a recolectar para el desayuno y el resto del día.

La niña obediente sale, como tantas otras veces antes, a buscar las uvas y otras frutas para su familia. Al pasar varias horas y percatarse de que la niña todavía no regresaba sus padres preocupados comenzaron su búsqueda, gritaban su nombre con desesperación y fueron a todos los lugares cercanos, pero la niña no aparecía

Las horas se transformaron en días y un grupo de voluntarios del pueblo se ofreció para ayudar a los padres a buscar a su pequeña hija. Durante semanas se mantuvo la búsqueda e inclusive buscaron en las profundidades de un barranco de la zona, no había rastro de la niña, ni de su ropa o la cesta que llevaba, por ningún lado habían huellas, pareciera como si hubiera desaparecido sin más.

El matrimonio quedó profundamente afectado, no pudieron superar tan irreparable pérdida y a pesar de ser una pareja joven no quisieron tener más hijos. Todas las noches el matrimonio rezaba por el descanso eterno del alma de su pequeña, ya que aunque nunca se descubrió el cuerpo ellos estaban casi seguros que la niña había fallecido.

Pasaron más de 50 años, cuando un día como cualquier otro, la mujer observa una pequeña niña a lo lejos que poco a poco se va acercando a la casa. Sus ojos no podían creer lo que veían, era su hija, era la misma pequeña de 5 años que regresaba con la misma ropa con la cual había desaparecido y la cesta llena de frutas. Rápidamente la mujer llamó desesperada a su esposo, quien tampoco podía creer que era ella, ambos saltaron a abrazarla y a besarla.



Por su parte, la niña estaba un poco asustada, para ella, esas dos personas no eran sus padres: sus cabellos eran canosos, sus cuerpos eran diferentes y las arrugas se habían hecho presentes alrededor de sus ojos y frentes. Sin embargo, después de un rato entendió que sí se trataba de ellos.

La niña le relató a sus padres que había salido a hacer la tarea que le habían encomendado y que tan solo habían transcurrido unas pocas horas, pero la realidad es que habían pasado más de 50 años y la niña no solamente había regresado, sino que su apariencia era idéntica a cuando desapareció. Algunos insinuaron que se podría tratar de una impostora, pero más allá de la apariencia física exacta a la de la niña desaparecida y la misma ropa, la niña conocía detalles e intimidades de su familia que más nadie podría saber.
Algunas teorías…

Hay quienes afirman que este caso es más que una leyenda, aseguran que se puede tratar del alma de la niña. Se dice que la niña falleció al caer por accidente en alguna ladera y su espíritu regresó a su hogar 50 años después de lo sucedido.

Otros creen que también se puede tratar de una abducción extraterrestre, con lo cual se explicaría que la niña estaba viva y lucía exactamente igual a cuando desapareció.