jueves, 24 de marzo de 2016

LA MULA HERRADA


En tiempos de la colonia y dominación española, no se sabe en que lugar de la Provincia de Honduras con exactitud, la fecha ni el año; vivía en una casita una joven muchacha de singular sencillez y agraciada belleza, junto a su padre un campesino moreno del trabajo de sol a sol, y su madre que se dedicaba a los quehaceres domésticos; aquella joven era la envidia de las demás por sus atributos físicos de los que cualquier hombre se enamoraba al verla, pero la suerte fue de un aristócrata español, hijo de un adelantado que fundo su hacienda en estas tierras de la Nueva España.

Después de un tiempo el joven y apuesto español se casara con aquella muchacha, llevándosela a su hacienda, más no fue en vano que la vida de ella cambiara de tal forma que su vanidad y orgullo crecieron en abundancia de acuerdo a su nueva posición social, frente a su humilde origen, de tal forma que desprecio a sus progenitores y les prohibió el llegar a visitarla a su nuevo como lujoso hogar.


Un día la madre de ésta, enferma y achacada por la vejez pasaba cercano a allí, venía del pueblo de vender sus hortalizas, era muy tarde y se avecinaba una tormenta, no tuvo más remedio que ir al portal de aquella hacienda a solicitarle a su hija que le diera posada, una de las sirvientas le aviso a la muchacha y ésta sin querer ver a su madre, ordeno a la sirvienta de que la llevase no a una habitación de las tantas vacías que existían en su casa, sino a la caballeriza y que en el sitio desocupado de algún semoviente, la preparasen.


Aquella señora no mencionó nada, se encaminó detrás de la sirvienta y se aprestó a dormir sobre aquel frío suelo del corral, colocando su cesta cercano a ella; la noche llegó y la tormenta apresto con furia, los vientos soplaban inmisericordes, grandes estruendos y rayos alumbraban el cielo, asustando a una mula chúcara que estaba suelta en el corral, se dispuso a patear con sus pezuñas contra la señora ya dormida en el suelo.


A la mañana siguiente uno de los mayordomos llegó asustado a buscar a su patrona, la joven muchacha para contarle la dantesca escena que había descubierto, la muchacha fue en carrera a la caballeriza, presenció el horrendo espectáculo del cual su madre había sido victima, de presto su conciencia tuvo un súbito despertar y echo a llorar desconsoladamente, todo aquello le ocasionó un trauma y falleció instantáneamente, sin haber tenido tiempo de arrepentirse de sus pecados y de tal injusto actuar con su propia madre. Como castigo a tal maldad, cuando había pasado tres días de su entierro, por la noche de luna llena despertó de su ataúd, resucitando en una forma hechizada, en una mula negra y herrada, mitad mujer mitad animal.


Este ente se aparece a medianoche, cabalgando y rascando con sus cascos las aceras y piedras frente a las casas de personas de quien especialmente viven en pecado grave, con el fin de que cambien su actuar.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
dejad en comentarios lo que os ha parecido. la historia para que conozcamos vuestra opinion.si queréis que publiquemos  vuestras historias,enviadlas a la siguiente dirección
elaticodelpanico@gmail.com
EStaremosencantados de publicarlas a la mayor brevedad posible.
tambien os recomiendo que mireis las historias anteriores del ático pues hay temas e historias muy interesantes y que os hagais supcriptores para estar al tanto de las novedades
búscanos en google+y ahora tambien en facebook


No hay comentarios: