domingo, 28 de octubre de 2012

BRUJITAS DE HALLOWEEN


Buenos días moradores del ático.se acerca una de las noches mas esperadas del año. así que os dejo unas imágenes de brujitas para que adornéis vuestros blogs y os vallais preparando














viernes, 26 de octubre de 2012

FANTASMAS CASEROS





Las historias situadas en casas viejas y misteriosas o en edificios antiguos, son comunes en todas partes del mundo. Muchas de ellas, con ocupantes extraños que espantan a los inquilinos, obedecen al formato de leyendas urbanas porque son transmitidas oralmente en forma similar en distintas partes del mundo, hundiendo quizá sus raíces en la tradición de la novela gótica del siglo XVIII. Asimismo, generalmente obedecen a una estructura de “liberación” o “prenda cumplida” muy común en los mitos de apariciones y en innumerables cuentos y películas que se nutren del folklore urbano.

Caso 1
Casa quinta de Lezica

La historia se desarrolla a principios del Siglo XX. La dueña de casa actuaba despóticamente con sus sirvientes, en especial con una morenita, una niña que trabajaba de criada. Una vez, en castigo a su desobediencia, la pomposa señora decide dejar a la jovencita afuera de la casa, en una crudísima noche de invierno. Los vecinos sintieron ruido y quejidos entre la hojarasca durante la noche, pero no prestaron mayor atención al creer que se trataba de algún perro. A la mañana siguiente encuentran el cuerpo sin vida de la niña, razón por la que su patrona es encarcelada y luego pierde completamente la cordura. Cuentan que incluso hoy en día, si uno pasa frente a la casa en las noches de invierno, pueden sentirse los lamentos y cómo algo o alguien corre entre las hojas secas.
(gracias Elena)

Caso 2
Hospital de Montevideo

Se cuenta que hace tiempo, en un hospital de Montevideo cercano al barrio Brazo Oriental, una enfermera del lugar debió ser internada con una gravísima enfermedad, muriendo finalmente presa de grandes dolores. Al tiempo de su muerte, en la sala en la que la enfermera había fallecido comenzaron a sentirse llantos, súplicas y ruidos de vidrios rotos, a tal punto que la leyenda cuenta que se debió clausurar esa sala. Se relata que desde entonces la enfermera fue vista caminando por los pasillos en más de una ocasión, reprochando a todo aquel con el que se encuentra que no se le dieron suficientes calmantes durante su tormento final. 
(gracias Antonio)

Caso 3
Antigua casa en Montevideo

Un hombre fallece en su hogar, una gran casona, y pide como último deseo que el lugar se use para dar cobijo a los niños sin hogar, como una suerte de internado gratuito.
Algunos parientes sin embargo, ignoran el pedido, mudándose a la enorme casa. 
Al tiempo descubren que es imposible dormir. Puertas que se abren y golpean, cadenas, vaijillas que se rompen, roces en la oscuridad y otros ruidos inexplicables inquietan a la familia. 
Cansados, los nuevos habitantes deciden abandonar la casa y acatar las últimas órdenes de su pariente. Cuando se hacen todos los arreglos y los niños se mudan allí, los ruidos cesan por completo y nada vuelve a turbar la paz del hogar.
(gracias a Fernando) 

Caso 4
Casa del Centro

Los dueños de una casa colonial intentan venderla a muy buen precio pero no logran comprador. La razón es que por las noches se sienten espantosos ruidos, cuchillos muebles que se arrastran y goznes que crujen, por lo que los vecinos alertan siempre a los posibles compradores. El más viejo de ellos cuenta que todo se debe al primero de sus habitantes, un prestidigitador denunciado luego de un truco fallido realizado a un discípulo con un estilete. Narran que se encerró en la casa y no volvió a salir jamás. Los ruidos continuaron hasta que mucho tiempo después los restos de su cuerpo fueron encontrados, sin rostro, volviendo definitivamente a la calma.
(gracias a Beatriz) 

Caso 5
Casa en la calle Luis de la Torre

Hace muchos años, una hermosa vivienda de Punta Carretas no lograba encontrar comprador a pesar de su precio. Nuevamente son los vecinos los que se encargan de disuadir a los futuros inquilinos al narrar con detalle los gritos desgarradores de mujer que se escuchan por la noche.

Un día aparece una familia dispuesta a arrendarla y resuelta a hacer oídos sordos a los rumores. La casa era antigua y por ejemplo carecía ya de la escalera que condujera al altillo, cuya puerta sin embargo podía verse. Transcurre una semana sin novedades, pero al cabo de esos días, la familia entera se despierta una noche a causa de los gritos que provenían, justamente, de la alta habitación. El padre de familia, valeroso, consigue una escalera móvil para llegar al altillo: cuando ingresa descubre a una mujer ensangrentada, quejándose de dolor. Horrorizado, el hombre baja en busca de auxilio médico, pero la joven herida lo sigue y desaparece raudamente por la puerta.

Jamás vuelven a encontrarla, pero al investigar el caso con la policía encuentran que en ese hogar se había cometido un crimen muchos años atrás, cuando una mujer fue muerta a puñaladas por el marido. Luego del incidente, la familia pudo vivir por largos años sin volver a ser molestada.

jueves, 25 de octubre de 2012

SECUESTROS DE NIÑOS EN CENTROS COMERCIALES

Buenos días moradores del ático hoy os traigo una leyenda urbana que generó gran alarma social.poneos cómodos y disfrutad de ella.




para escuchar la historia dale al play en el reproductor
si no funciona usa este enlace

para contactar con nosotros,enviarnos vuestras historias ,experiencias etc...podeis mandarnos un mail a la siguiente dirección

buscanos en google+

miércoles, 24 de octubre de 2012

LA TUMBA DEL ARROYO TOLEDO




A principios del siglo XIX, la zona del arroyo Toledo disfrutaba una calma impensada en estos días, a pesar de que sus aguas, entre Montevideo y Canelones, siguen guardando cierto encanto rural. Por aquellos tiempos, al costado del arroyo, vivía un estanciero que se dedicaba al tráfico y comercio de esclavos llegados de África.

Los esclavos, mercancía legal en aquel tiempo, solían recorrer encadenados un largo trecho a la vera del arroyo, haciendo el camino entre dos haciendas. Durante el recorrido arduo, los negros caminaban bajo los rayos del sol y la mirada atenta de un capataz blanco, que solía someterlos a destratos de acuerdo a los cambios en su temperamento.

En uno de esos recorridos viajaba un esclavo que llevaba sobre su cuerpo más grilletes de los demás. Se trataba de un personaje particularmente rebelde, que había tenido problemas con sus patrones en más de una ocasión a causa de su naturaleza conflictiva. Durante uno de esos largos “paseos”, cuando la siniestra comitiva iba a la altura de lo que hoy es el kilómetro 6 del Camino del Andaluz, el capataz golpeó con violencia a una joven esclava que caminaba con excesiva lentitud para su gusto.

El negro, ciego de furia, no pudo tolerar el abuso: levantó sus cadenas y grilletes, se acercó por detrás a su patrón y lo estranguló con los propios hierros. Tras cometer el asesinato, el esclavo pudo ver en un pantallazo el futuro que lo esperaba: la tortura, el confinamiento y probablemente una muerte dolorosa. No lo pensó dos veces. Corrió hasta un promontorio de rocas altas, con los brazos y cadenas en alto, y se zambulló en un ojo de agua que se forma en esa parte del Arroyo Toledo.

Tanto sus compañeros como los empleados del estanciero esperaron ver resurgir su figura en la superficie del arroyo. El negro, quizá resistiéndose a una perspectiva de vida entre grilletes –o por el propio peso de las cadenas- no volvió a salir a la superficie.

El curso del arroyo ha cambiado bastante en estos doscientos años, pero tanto las altas rocas como el ojo de agua siguen estando allí, desafiando el paso del tiempo. Hasta hace no tanto tiempo, los jóvenes más aventureros solían arrojarse desde el peñón hasta la superficie, jugando a sumergirse en lo más hondo.

Desde el siglo XIX, la leyenda narra que quienes se zambullen en las profundidades del arroyo logran ver una sombra humana. Si prestan suficiente atención, pueden oír el ruido amortiguado de unas cadenas, las mismas que la memoria de un hombre hace sonar desde hace casi doscientos años, como símbolo de una muerte liberadora y preferible mil veces a una vida entre cadenas

martes, 23 de octubre de 2012

HISTORIAS DE DROSS

Buenos días moradores del ático ¿dispuestos disfrutar de un buen momento de terror? aquí les traigo 3 historias de terror narradas por dross .ya saben, pónganse cómodos y disfrutenlas





para ver el video pincha encima. para enviarnos tus historias, experiencias etc  ya sabes que puedes dirigirte a la siguiente direccion de correo
 elaticodelpanico@gmail.com
 buscanos en google+

lunes, 22 de octubre de 2012

LA CASA DEL AGUILA




La casa del águila, una ruinosa construcción vacía y solitaria, domina un sector del barrio Flor de Maroñas desde hace muchísimos años. Es uno de esos caserones antiguos “cuya sola arquitectura es siniestra”, a decir de Chesterton, rodeada de un parque enigmático y descuidado.

Sobre la fachada añeja se alza la figura monumental de un águila de piedra, con un gesto amenazante y las alas abiertas. Allí permanece desde hace tanto tiempo, que los vecinos más ancianos no recuerdan el barrio sin la casa y el águila enigmática.

De día, la casa parece tan sólo un caserón deshabitado, pero en las noches de tormenta la fachada adquiere un cariz siniestro y la calma se interrumpe en el barrio. Los vecinos denuncian en esas ocasiones que varios ruidos extraños comienzan a sentirse desde dentro de la construcción: aullidos o los aleteos de un enorme animal encerrado.

La policía no suele responder a las innumerables denuncias, sobre todo después de un extraño suceso. Una vez, dos agentes fueron enviados a investigar lo que sucedía: llegaron equipados con linternas, decididos a demostrar que los ruidos no eran más que producto de jóvenes o pura psicosis del barrio. Cuando se estaban por retirar, sin embargo, un ruido de derrumbe los obligó a darse vuelta. A la luz de sus linternas pudieron comprobar cómo el águila caía desde el techo, desmoronándose en el suelo y haciéndose añicos. Se retiraron, no sin antes redactar el parte oficial dejando constancia del acto.

Al día siguiente, ambos policías fueron encerrados por “beber en horario de servicio”. Cuando protestaron, el propio comisario los condujo hasta la casa. Para su estupor, en lo alto de la fachada, con las alas extendidas y el pico abierto, el águila los miraba con sorna y ubicada en el mismo lugar donde siempre estuvo y donde permanece hoy en día.

Los vecinos, mientras tanto, tienen sus propios relatos sobre el águila que cobra vida en las noches de tormenta. La han visto moverse, aletear o levantar vuelo, entre muchas historias que remiten a la “maldición del águila”, cuyo origen es desconocido 

Sobre la casa, sin embargo, hay otra historia truculenta pendiente. Fue construida por el edecán del dictador Máximo Santos a fines del siglo XIX, el general Esteban Pollo, masón en grado 33. Según algunos vecinos, dicha casa fue usada también en la década del ’70 como calabozo para prisioneros políticos, siendo testigo de varias torturas y muertes.

En las noches de tormenta, según recrea la leyenda, pueden escucharse los aullidos de los prisioneros de dos siglos, mezclándose con el aleteo monstruoso del águila de piedra, que renace cada vez que se reaviva el horror.

domingo, 21 de octubre de 2012

EL FOTOGRAFO MORBOSO

Buenos días moradores del ático hoy os traigo la historia de camilo,un fotógrafo colombiano que gustaba de tomar fotos morbosas hasta que un dia............................







para ver el video pincha encima. para enviarnos tus historias, experiencias etc  ya sabes que puedes dirigirte a la siguiente direccion de correo
 elaticodelpanico@gmail.com
 buscanos en google+

sábado, 20 de octubre de 2012

AULLIDOS EN LA PLAZA LAFONE




La silenciosa madrugada comienza a despuntar tímidamente en el barrio La Teja, sin lograr disipar aún la oscuridad que se cierra como un puño hermético sobre la Plaza Lafone. Hace frío, y una pareja joven que regresa de un café céntrico debe apurar el paso para calentar las piernas, dejando atrás la parada del ómnibus y la fuente que asoma a la distancia como una silueta apenas delineada.
La pareja se sorprende al descubrir la compañía de un perro delgado, que bajo la noche fría y estrellada en plenilunio gime en busca de un poco de calor. El novio parece desinteresarse del asunto, pero el aspecto lastimoso y descarnado del can enternece a la joven. A pesar de que él desoye sus súplicas, el infatigable perro acompaña fielmente a ambos, gimiendo en forma desamparada. La chica logra finalmente convencer al novio, a tal punto que le pide su corbata para usar a modo de lazo, y llevar al animal hasta el portón de su casa. En su jardín, protegido del viento, el perro podría encontrar reposo y abrigo frente al frío invernal de Montevideo.

Cuando llega la mañana la joven despierta y corre hasta el jardín, donde queda muda de asombro ante lo que ve. Allí permanece aún la corbata de su novio, pero el cuello que rodea la tela ya no es el del perro de la noche anterior: un hombre delgado y desnudo, de barba, cabello largo y entrado en años, tirita de frío mientras la mañana se abre paso en la barriada de La Teja.

jueves, 18 de octubre de 2012

HISTORIAS DE DROSS

Buenos días moradores del ático.hoy os traigo 3 estupendas historias de terror narradas por dross.
aunque yo las subo de día,os recomiendo que las veáis de noche que da mas miedo.poneos comodos y disfrutadlas.




para ver el video pincha encima. para contarnos tus historias experiencias etc  ya sabes que puedes dirigirte
 elaticodelpanico@gmail.com
 buscanos en google+

miércoles, 17 de octubre de 2012

LEYENDAS URBANAS




Las leyendas urbanas (del  urban legend) son relatos pertenecientes al folclore contemporáneo; se trata de un de leyenda o tradición , a veces emparentable con un tipo de superstición, que, pese a contener elementos sobrenaturales o inverosímiles, se presentan como crónica de hechos reales sucedidos en la actualidad. Algunos parten de hechos reales, pero éstos son exagerados, distorsionados o mezclados con datos ficticios. Circulan a través del boca a boca, correo electrónico o medios de comunicación como prensa, radio, televisión o Internet. Suelen tener como trasfondo una «moraleja».

Una misma leyenda urbana puede llegar a tener infinidad de versiones, situadas generalmente en el entorno de aquellos que las narran y reciben. Por su adecuación a la sociedad industrial y al mundo moderno reciben el calificativo de «urbanas», que las opone a aquellas leyendas que, habiendo sido objeto de creencia en el pasado, han perdido su vigencia y se identifican con épocas pasadas. A menudo, el narrador afirma que los protagonistas de la leyenda urbana fueron conocidos o parientes de alguna persona cercana. Por este motivo, en inglés se las conoce también como FOAF (friend of a friend tales: ‘historias del amigo de un amigo’).

martes, 16 de octubre de 2012

LA LEYENDA DEL DOBERMAN

Buenas noches moradores del ático hoy os traigo una escalofriante leyenda urbana narrada por el equipo de "voces anónimas" un popular programa uruguayo que investiga leyendas urbanas de todo el mundo.
poneos lo mas cómodo posible,cerrad puertas y ventanas apagad las luces subir el volumen al máximo y disfrutad de ella.





para ver el video pincha encima. para contarnos tus historias experiencias etc  ya sabes que puedes dirigirte
 elaticodelpanico@gmail.com
 buscanos en google+

lunes, 15 de octubre de 2012

EL FANTASMA DE LA ESCALERA




Desde hacia muchísimo tiempo, sabía con seguridad, que entre los antiguos y descuidados muebles de mi casa y la melancolía reinante de cada habitación, una solitaria y torturada alma vagaba en busca de un consuelo. Sin encontrarlo, pasados numerosos años, su dolor se acrecentó hasta limites insospechados, haciendome notar con mayor intensidad su presencia. Muchas noches he pasado con la inquietud en mi sangre tras haber sentido alguna manifestación suya, de la índole que fuese y haberme hecho estremecer mientras que todos los habitantes cercanos a mi casa descansaban. Sin embargo, nunca tuve valentía para preguntar o gritar al fantasma, por miedo a estar loco o por propia vergüenza ajena, pero, si, lo sabía. 

El lugar para mis adentros más odiado de la casa era la escalera principal, situado en el ala norte de esta, justo enfrente de las puertas delanteras, que conducían a todas las habitaciones de la casa, directa o indirectamente. Cada vez que me acercaba a ella, un sentimiento de desolación y tristeza asolaba mi frágil alma, obligándome a alejarme lo más rápido de ella y convirtiendo un simple camino a las plantas superiores en una ola de nerviosismo. Fue muy duro convivir con el fantasma y más con mi alma acongojada de su presencia, por lo que, desesperado, intenté encontrar alguna solución racional. 

Pensé que cambiando algún objeto de lugar el problema desaparecería, pero me equivoqué, el sentimiento de soledad y tristeza siguió persistiendo. Una noche, decidí cambiar algún objeto cercano a la escalera o que tuviese que ver con el recibidor. De hecho, no lo cambié por otro, si no que lo aparté a la habitación más recóndita de la casa y a la que menos accedía. Esa misma noche volví a escuchar los habituales ruidos con los que solía dormir, por lo que supe con seguridad que el procedimiento no había dado resultado. Tras vanos intentos con sillas, jarrones, esculturas y cuadros, di por terminado el trabajo y me puse a trazar algún plan para dar caza al fantasma. 

Lo primero que se me vino a la cabeza fue la idea de dormir frente a la escalera para poder sentir mejor al fantasma, pero tenía realmente miedo, no estaba habituado a tratar con estos seres extraños y temía por mi vida. Pese al miedo, esa misma noche me dispuse a desplazar uno de los sofás del salón justo enfrente de la escalera, ya que la cama pesaba realmente mucho, y a colocar en uno de los muebles de trofeos unas cuantas velas para no quedar en completa oscuridad durante la noche. 

Hacia las once de la noche, cuando por entonces ya había oscurecido debido al invierno, los ruidos comenzaron. Yo ya me encontraba tumbado, con la inmensa escalera como guardián y cinco velas iluminando parte de esta. El resto de la escalera no era visible, pero los ruidos si eran audibles, de hecho, perfectamente y provenientes de la parte alta de la escalera. No sabía de que se podía tratar.Quizás sea un ratón o el crujir de la antigua madera Pensé para tranquilizarme, pero los ruidos no cesaban ni un momento. Mis sospechas se vieron fundadas tras permanecer un largo rato escuchando. Era la madera la que crujia, de hecho, el continuo ruido me llevó consigo a la profunda inmensidad del sueño, encontrandome a la mañana siguiente perfectamente descansado pero sin un dato fiable al que aferrarme en la busqueda de un nuevo plan para dar caza al fantasma. 

Tardé largos ratos pensando, entre el café de primera hora de la mañana y el precioso espectáculo que formaba el atardecer en el horizonte, para tramar mi nuevo plan. Esta vez debía ser lo más cauteloso posible ya que tendría que ocultarme de su "vista" para no alertarle. Mi plan consistía en, básicamente, intentar captarlo con mi linerna. Durante la noche rondaría aldedor de la escalera y el recibidor con sumo cuidado y con la linterna apagada hasta notar su presencia, cuando entonces, yo encendería la linerna rápidamente y lo captaría averiguando quien es y librandome de la duda que tenía desde hace años.¡Si! ¡Era buen plan! 

Aquella noche, con el estómago lleno de cafés para matar el insomnio, me aventuré cercano a la escalera con la linterna apagada. También cuidé de no dar pasos que pudieran ser audibles fácilmente por el fantasma. Cruzé, delante de la escalera, el recibidor y entré por un largo pasillo situado a la derecha del recibidor. Aquello más que una escalera parecía una tenebrosa cueva. Lentamente, empecé a andar por el pasillo mientras mi corazón palpitaba más intensamente que nunca y comencé a divisar algo que se movía al fondo de este. No sabía lo que era y ese sentimiento de miedo se vió reforzado por las numerosas estatuas medievales y barrocas que colgaban de las paredes donde un fino hilo de luz iluminaba sus demoníacas caras y me atormentaban persiguiendome hasta el interior de mi subconsciente. Yo, mientras tanto, seguía dando lentos y forzados pasos dejando tras mía la escalera y adentrándome en el pasillo. Aquella cosa seguía moviéndose y no se cansaba nunca, describiendo una parábola en el aire; pero ya la veía. Era una especie de sustancia poco densa y de color blanquecino, que flotaba en el aire que con mis restados pasos se fue diluyendo hasta desaparecer completamente. Ahora solo quedaba la oscuridad de la noche acompañada por aquellos filos hilos de luz, que habían cambiado de intensidad, pero que seguían iluminando las caras de las estatuas y dándoles esa faz demoníaca. Sin saber porque, un arrebato de miedo surgió en mi alma haciendome encender la linterna y salir corriendo de ese pasillo. Llegué a mi habitación y me lancé a la cama para descansar de la experiencia. 

Al día siguiente ya me encontraba mucho mejor pero seguía pensando en lo pasado la noche anterior y mi corazón se seguía sobrecogiendo al recordar las caras de las estatuas. Sus rasgos faciales eran acentuados, tenían la barbilla puntiaguda y los ojos en un tono agonizante, cuyas pupilas parecían las de un loco en éxtasis. 

No me atreví a intentarlo esa misma noche, si no que decidí esperar a la noche siguiente para aventurarme en la escalera. Mi impaciencia porque llegase la noche siguiente contrastaba profundamente con el terror que días antes carcomía mi espíritu. Tenía una gran curiosidad pero una ráfaga de intuición me indicaba que en estos fenómenos había algo que yo ya conocía pero no recordaba. En este instante me vinieron a la mente, por segunda vez, imágenes de las terroríficas caras de las estatuas, haciendome creer que eran las propias estatuas las que se introducían en mi subconsciente para aterrarme, o quizas, fuesen ellas mismas las que provocaban los ruidos en mitad de la noche y hacían levitar algunos objetos. Seguramente querrían aterrorizarme para quedarse ellas solas con la casa. ¡Querrían ocupar cada una de las habitaciones con sus diabólicas presencias y aterrorizandome pretendían cumplir con su cometido! Fuera como fuese, no podía permitirlo y esa misma noche desplacé uno de los sillones al recibidor; sin preocupaciones llevé, de nuevo, unas velas y me senté en dirección a la escalera con la mirada desafiante. 

Pasaron las horas y me quedé dormido. Los largos ratos de silencio me sumieron en lo inevitable y más esperado, el sueño. De pronto, algo extraño me despertó en mitad de la noche. Era un ruido seco, pero lo suficientemente fuerte como para hacer que me despertara. Mientras me ponía en pié, con la mirada fija en un punto de la escalera, un vapor blanquecino que parecía proceder de todas las estancias circundantes, formó en uno de los rellanos un montoncito, que a medida que pasaban los segundos iba vislumbrando lo que parecía ser la cara de una persona. Era muy bella, pero aún le quedaban los ojos y la boca. Cuando estos se formaron, el terrormás absoluto invadió mi alma. Di dos pasos atrás, rápidamente, y tropecé con el sillón cayendo de espaldas. Esa cara, esa cara...¡Era la de mi difunta esposa! ¿Qué hace aquí mi esposa? ¿¡Qué podría querer de mí!? 

Sin que pasasen más de dos segundos, tirado todavía en el suelo, rompí a llorar y recordé por primera vez desde aquel día lo que había sucedido entre nosotros. Le confesé entre lágrimas lo que hice y le dí explicaciones más que suficientes para que me perdonase, pero yo sabía bien que lo que hice era imperdonable. 

Mi esposa solía cada noche, debido a su sonambulismo, dar paseos por casa , y especialmente, por la escalera porque según ella estaba maldita y necesitaba ser bendecida. Pese a sus advertencias, no me la tomé en serio y seguí viviendo tranquilamente sin prestarle atención. Su grado de obsesión llegó a límites insospechados y la llevé a un psiquiatra, pero no consiguió curarla y su problema nocturno se convirtió en, también, diurno. Una noche llegué a casa completamente borracho y la ví ahí , dando vueltas por la escalera en plena apoteosis sonanbulista, cuando en un arrebato de ira y sin pensarlo dos veces... La maté.

domingo, 14 de octubre de 2012

BORRACHERA



Buenos días moradores del ático.hoy os traigo una historia de terror escalofriante. pónganse cómodos y disfrútenla.




para escuchar la historia dale al play en el reproductor
si no funciona usa este enlace

para contactar con nosotros,enviarnos vuestras historias ,experiencias etc...podeis mandarnos un mail a la siguiente dirección

buscanos en google+

sábado, 13 de octubre de 2012

LAS CASAS EMBRUJADAS NO OLVIDAN




Al  de una  de , en el borde de mi barrio, justo donde comienza el Campo, está la casa embrujada. Cerca de la casa había una “canchita” de fútbol, en donde solía jugar cuando era niño. 
Un día, después de un partido, regresaba junto a unos amigos cuando tuve la genial Idea de arrojar piedras a las ventanas de la casa. Travesuras de niño, cosas que Uno hace sin maldad, claro que si mi hijo llega a hacer eso… bueno, mejor sigo con mi Historia.Yo arrojé la primera piedra, luego siguieron mis compinches.Hecho 
Nuestro pequeño acto de vandalismo huimos de la escena. Habían pasado muchos años desde aquel día, cuando las vueltas del destino me llevaron Hasta la citada casa. 
Alguien la había comprado, y con intención de repararla contrató a la empresa en donde Yo trabajaba como pintor. Traté de no llegar muy temprano, pero de todas formas fui El primero. Miré las ventanas rotas, aún conservaban unos trozos de vidrio. Una ráfaga De viento abrió la vieja puerta, me asomé en el umbral y vi a una señora alejándose por Un corredor. Supuse que era la nueva propietaria que estaba recorriendo la casa, vestía 
Ropas grises y caminaba como si acompañara una procesión. Al llegar mis compañeros les informé que adentro estaba la dueña. - No puede ser - dijo el encargado de la empresa - La dueña está fuera del país - 
Revisamos todo el lugar pero no encontramos a la mujer, mis compañeros pensaron que 
Les tomaba el pelo. Mientras trabajaba se me erizaron los pelos varias veces, los otros 
También notaron algo extraño, una ráfaga de viento recorría la casa aunque las puertas 
Estuvieran cerradas. A la una de la tarde hicimos una pausa para almorzar; al agarrar 
Mi bolso lo noté mas pesado, al abrirlo descubrí sorprendido que en lugar de la comida 
En su interior había piedras, las piedras que arrojé cuando niño.

viernes, 12 de octubre de 2012

LA GLORIETA DEL QUIJOTE

Buenos días moradores del ático .hoy os traigo una historia de terror que os pondrá los pelos de punta poneos cómodos y disfrutad




para escuchar la historia dale al play en el reproductor
si no funciona usa este enlace

para contactar con nosotros,enviarnos vuestras historias ,experiencias etc...
buscanos en google+

miércoles, 10 de octubre de 2012

LA CARRETA QUE TODOS OÍAN PERO NADIE VEIA



Corría el año de 1968…
La noche cayó desfallecida sobre las empedradas calles del barrio de Cantarranas. No había más señales de luces que las luciérnagas como faroles diminutos, casi inapreciables. Apenas se escuchaba el trayecto del agua deslizándose por las piedras del río San Marcos, mientras los fresnos y sabinos dilataban su espeso follaje, y en el ambiente comenzaban a brotar el aire fresco.
Al caer la tarde Don Félix Banda se despidió de Mencho el panadero, dirigiéndose a su casa ubicada cerca de la calle Melchor Ocampo. Era de no creerse. Por sí o por no, cerró bien los postigos de las ventanas y atracó las puertas con un barrote de ébano,


sugiriendo a sus hijos que evitaran salir a esas horas “porque era noche de fantasmas”, al tiempo que  se dispuso a escuchar en la radio El Monje Loco, su programa favorito que transmitían por la XEW.
Poco antes de las once, cuando escucharon los ronquidos concluyendo que se había quedado dormido, los muchachos de Don Félix, con la despreocupada alegría de la juventud, salieron a platicar a la esquina de la cuadra desafiando las advertencias de su padre.
“¿Fantasmas? Esos son cuentos de viejos rucos y de ignorantes”, comentaron, mientras veían el cielo estrellado y se espantaban los mosquitos, abanicando las manos, cerca del rostro.
Cuando el reloj de la catedral del Sagrado Corazón anunció la media noche, los jóvenes, quienes se entretenían contándose historias y chismes, escucharon a lo lejos un sordo rechinido de carreta que golpeaba sus enormes ruedas metálicas sobre el empedrado de las calles. Luego invadió el ambiente un silencio sepulcral, mientras el viento dejaba de silbar y las ranas guardaron silencio. Entonces, prendieron sus linternas, y corrieron hacia donde se escuchaba la carreta, pero no vieron nada. Volvieron a la esquina y cuando se reponían del susto, a unos metros calle arriba, volvió el tétrico sonido pero ahora desplazándose rumbo a la panadería de Don Mencho, no sin antes retornar de nuevo la tranquilidad en aquél  espacio apartado del centro de la ciudad. Sin embargo, esto no fue suficiente  para atemorizar a los jóvenes deseosos de aventuras.
Varias noches los hijos de Don Félix y sus amigos trataron de descifrar aquél misterio, ocultándose entre los cercos de nopales para evitar ser descubiertos, por quien suponían era un noctámbulo conductor que deseaba jugarles una broma… pero fue inútil. Únicamente se escuchaba el ruido de la carreta.
Una tarde mientras comían, Don Félix  les comunicó a sus vástagos:
- No quisiera comentarlo, pero Mencho me platicó que la famosa carreta que se oye todas las noches pertenece a un señor que en 1938 fue asesinado a puñaladas por este rumbo, mientras acarreaba leña para sus panaderías. Desde entonces, el río San Marcos  esta conjurado.
Para colmo de males en ese tiempo sucedieron varios acontecimientos extraños. A Doña Albertina Reyes se le apareció un señor sin cabeza en el fondo de la noria, mientras intentaba sacar agua; y se asustó a tal grado que al correr a toda prisa tropezó cayendo sobre una nopalera. Bueno… eso es lo que dicen, por si o por no es mejor creerles. El caso es que la carreta siempre ha sido un misterio sin descifrar


lunes, 1 de octubre de 2012

HISTORIAS DE DROSS



Buenas tardes moradores del ático os traigo lo que todos estabais esperando,las historias narradas por dross .poneos comodos y disfrutad de ellas




para ver el video pincha encima. para contarnos tus historias experiencias etc  ya sabes que puedes dirigirte
 elaticodelpanico@gmail.com
 buscanos en google+