miércoles, 9 de noviembre de 2011

FREDDY Y SU HERMANA


Esta es una historia que un día me contó mi amigo Freddy, la cual es cierta, ya que le ocurrió a él por desgracia. Todo lo que relataré a continuación son hechos reales:


Mi amigo Freddy tenía una hermana llamada Silvia, con la que se llevaba fenomenal. Desde pequeños, dormían juntos en la misma cama, ya que tenían miedo a la oscuridad, y el dormir juntos les hacía más fuertes y olvidarse de sus temores. Cuando crecieron, y ella cumplió 19 años y él unos 17, aún dormían juntos en la misma cama, ya que el temor que tenían se había convertido en costumbre.

Una noche de viernes, Silvia salió con su novio a tomar unas copas e ir a bailar a cualquier discoteca del centro de la ciudad. Cuando llegó Alex (su novio) a recoger a Silvia, ésta salió corriendo hacia la calle para ir a recibirle, montarse en su moto y largarse a pasar una noche de diversión como cada viernes solía hacer.

Pasó gran parte de la noche, y Freddy estaba terminando un trabajo de Filosofía para así tener el resto del fin de semana libre, cuando a eso de las 3:05 de la madrugada escucha a su madre despertarse y dirigirse hacia él:

- Freddy, ¿y tu hermana? ¿no ha llegado todavía? Ésta niña... ¡cada viernes llega más tarde! Freddy, ¿crees que le ha pasado algo?

- Ay mamá, siempre estás igual; todos los viernes montas el mismo cacao. Tranquila, que seguro que se ha entretenido por ahí o aún está divirtiéndose sin saber la hora qué es. Deberías comprarle un reloj (-dijo Freddy).

A éstas palabras de Freddy, su madre le proporcionó una sonrisa y se quedó más tranquila. Después, se fue a dormir.

Cuando llegaron a dar las 4:11 de la madrugada, Freddy acabó el trabajo y se dispuso a meterse de cabeza en la cama, ya que estaba agotado. Tardó en conciliar el sueño, pero cuando ya estaba medio dormido, algo le despertó. Miró hacia la puerta de su habitación y a pesar de que todo estaba oscuro, vio la silueta de su hermana a contraluz de la lámpara del pasillo.

- Vaya, al fin llegas. Mamá estaba muy preocupada (-dijo Freddy).

A lo que su hermana no contestó y se introdujo directamente en la cama, al lado de su hermano. Freddy estaba muy agotado y siguió durmiendo, pero antes miró el reloj de luz para ver que hora era: las 4:27 de la madrugada.
Cuando Freddy despertó, notó que su hermana no estaba a su lado, con lo cual pensaba que ya se habría despertado ella antes. Al llegar al salón vio a sus padres sentados en el sofá y llorando. Freddy les preguntó que les ocurría, a lo que su madre respondió: - ¿Que qué ocurre? ¡Hijo mío, anoche, mientras nosotros dormíamos, Silvia y Alex tuvieron un accidente con la moto! Y fallecieron en el acto a las 4:27 de la madrugada (-dijo la madre de Freddy con voz temblorosa). Pero... eso no podía ser. ¿O no se supone que Silvia volvió a casa y durmió aquella noche junto a su hermano Freddy? En estos momentos Freddy está hecho polvo por lo sucedido, pero es aún peor cuando todos los viernes, a las 4:27 de la madrugada, nota como Silvia, su querida hermana, se mete en la cama junto a él y le acompaña para dormir.

No hay comentarios: