jueves, 3 de noviembre de 2011

CUMPLEAÑOS MALDITO

Tres amigos fuimos a casa de uno de ellos y decidimos hacer la ouija. Tras unos intentos no conseguimos contactar con nadie ni con nada y decidimos intentarlo una última vez. La moneda con la que estábamos haciéndolo se empezó a mover, nosotros, creyendo que era un juego pero en el fondo muy asustados, le hacíamos preguntas estúpidas. El espíritu era una niña de unos 5 años llamada Anastasia nos dijo que había sido asesinada por su madre en esa misma casa. Tras rato de entretenimiento uno de nosotros tuvo que irse y los demás lo acompañamos.


Al día siguiente, lo volvimos a hacer y nos salió lo mismo. Entonces tuve que irme a misa de un difunto familiar y decidimos dejarlo por segunda vez pero mis amigos siguieron con ello. Cuando llegué a la casa donde estaban todos, estaban hablando con Lucifer y a una amiga le dijo que iba a acabar con ella y con su padre en un día especial. Nosotros no le dimos mayor importancia ya que pensábamos que eran meramente tonterías.

Un mes más o menos después, el día de mi cumpleaños, la chica a la que Lucifer la había amenazado con la muerte, se dirigía en coche hasta mi casa que está en un pueblo alejado del suyo. Ya eran las 22:00 hs. y habíamos quedado en la plaza a las 20:30 hs. Como tenía ganas de emborracharme ni la esperamos y nos fuimos directos al botellón. COn un par de copas encima, me fui a dar un paseo con mi novia. De lejos vimos a alguien, nos acercamos y descubrimos que era ella. Como era mi cumpleaños se acerco y me dio un abrazo. YO, al poner mi mano en su espalda vi claramente que estaba húmeda y con algo punzante. Me retiré asustado y vi que en mi mano sólo había sangre. Al girar la cabeza y mirara hacía ella, ya no estaba. Mi novia se había ido a por unas copas y al regresar me vio asustado, de rodillas en el suelo mirando hacía la mano. Se inquietó y me preguntó que me pasaba. Yo no se lo conté ya que mi amiga había desaparecido. Decidí irme a casa aunque era temprano.

Esa noche soñé con ella y con un accidente. Ella me habló de un hierro que tenía clavado en la espalda y de su padre muerto a su lado. Me desperté corriendo y estaba sudando. Decidí levantarme a ver un poco la televisión y vi en el telediario que, en la carretera por la que se va a mi pueblo, había habido un accidente de una chica con su padre. Desde entonces el 14 de Octubre de cada año, sueño con ella y en esa misma carretera hay un accidente.

1 comentario:

Herbert Quino (Zayazu) dijo...

Fantástica tu historia amigo, me gusta este blog, te agradezco por seguir alimentando mi gusto por lo sobrenatural XD