lunes, 23 de mayo de 2011

LA NIÑA QUE MURIO DE PENA


Cuenta la leyenda que en la edad media en un castillo antiguo Vivian una familia noble con una sola hija. La hija estaba enamorada de un negro y su amor no era posible porque su padre no le aceptaba por ser de otra raza. Al año siguiente ella se quedó embarazada de él y cuando su padre se enteró de aquello, no lo aceptó, pero ella siguió con el embarazo hasta dar a luz a la niña. Su padre no quería a su nieta y se la llevó lejos de aquella ciudad, la encerró en una casa aislada del exterior dónde sólo su madre podría ir a visitarla una vez al año o tal vez dos.


La niña murió de pena en aquella casa. Su espíritu fue al castillo donde vivía su madre, y se instaló allí. Sólo su madre la intuía pero no dijo nada. La niña a pesar de haber sido maltratada psíquicamente por su abuelo no le mató, ella solo se dedico a ver como les llegaba su hora.

La madre de la niña murió de una larga enfermedad el 12 de Marzo del 1815. Se cuenta que cada aniversario de su muerte, en aquel castillo, se oyen voces  y una luz muy misteriosa se pasea por todo el castillo como queriendo decir algo. De momento no se sabe de quien es aquella luz pero se sospecha que sea de la madre o de la niña
 

No hay comentarios: