martes, 28 de septiembre de 2010

EL ASESINO DEL ASIENTO TRASERO



Una noche, una mujer salió de copas con sus amigas. Salió de la barra bastante tarde en la noche, entró en el coche y comenzo a conducir por la carretera desierta camino a casa. Después de algunos kilómetros, se dio cuenta que el auto tenia poca gasolina y se detuvo en una estación cercana.




Al entablar conversacion con el empleado se asustó por el extraño comportamiento del mismo, quien trataba de convencerla de dejar el coche y seguirlo hasta su oficina. Ella se negó y se marchó tan rápido como pudo.



Mientras conducía, al mirar a su espejo retrovisor se dio cuenta de que un auto, con las luces altas se acercaba rápidamente. A medida que el coche se detuvo detrás de ella, peligrosamente cerca de su baul las luces la cegaron.

Ahora si se estaba poniendo nerviosa. El coche detrás de ella apagaba las luces y las encendia simultaneamente y el conductor parecía estar gritando y haciendo señas con las manos.

A través de cada semáforo y curva, el conductor del auto misterioso la siguió hasta que llegó a casa y se detuvo en la entrada. Aterrorizada, corrio desesperadamente a su casa y llamó a la policía. Mientras corría desde el coche, El conductor del vehículo la perseguia gritándole, "¡Cierra la puerta y llama a la policía!"



Cuando la policía llegó la horrible verdad finalmente fue revelada. El hombre en el coche había estado tratando de salvarla. Cuando se detuvo detrás de la joven y sus faros iluminaron el coche, vio la silueta de un hombre con un hacha elevandose desde el asiento trasero, por lo que encendio su luces altas para advertirle.

La policía detuvo al asesino del asiento trasero que resultó ser un enfermo mental fugado. Esa fue una noche terrible y ella supo entonces que salvo su vida milagrosamente.