lunes, 28 de enero de 2008

EL ENIGMA DE LOS NIÑOS VERDES

EL ENIGMA DE LOS NIÑOS VERDES

© Silvia Velando (Investigadora)
Agosto de 1887: cinco de la tarde - Unos campesinos que se encontraban cultivando unas parcelas de tierra, en una población cercana a Barcelona llamada Banjos, vieron salir de una de las grutas de la montaña a una niña y un niño de pigmentación verdosa, vistiendo ropas de un extraño tejido. Hablaban en un idioma desconocido para los sorprendidos campesinos y su aspecto más bien ofrecía un crisol de razas, pues sus rasgos faciales eran semejantes a los de la raza negra, pero sus ojos celestes eran rasgados como la raza oriental.


Especialistas llegados desde Barcelona intentaron sin éxito identificar de qué idioma se trataba. Tras ser entregados en custodia a un juez local llamado Ricardo de Calno; médicos y químicos, procedentes de la capital catalana, se dirigieron al pequeño pueblo para estudiar el caso y pronto pudieron comprobar que la constitución orgánica de las extrañas criaturas era diferente a la humana. Carecían de páncreas y poseían un solo pulmón, aunque algo mayor en tamaño que el del cuerpo humano. Del estudio químico de la constitución de la piel se descubrió la existencia de fibras desconocidas en la Tierra. A pesar de intentar alimentarlos con toda clase de alimentos, rehusaron comer, especialmente proteínas, hasta que cedieron ante un plato de “judías verdes y guisantes”.
El niño, de menor fuerza física, fue debilitándose hasta que falleció; y la niña sobrevivió durante algunos años trabajando como sirvienta en casa del juez.
Con el tiempo desapareció el color verde de su piel y tras aprender a hablar español fue capaz de describir el lugar de dónde procedía y cómo había llegado hasta allí. Aseguró que su “mundo” pertenecía al subsuelo y en ese mundo, los seres que allí habitaban, disponían de esferas luminosas artificiales para alumbrarse y ayudar al crecimiento de las plantas. Dos días antes de haber sido encontrados a la salida de una gruta, se produjo un maremoto que inundó su territorio. Los dos pequeños seres pudieron escapar por una cueva cercana al río desbordado, saliendo por ella al exterior.


5 comentarios:

Ocarina dijo...

Interesante historia...
Y no es la única que he leído sobre la vida intra-terrestre, por lo que creo que puede ser cierta. Aunque sí es la primera que leo de que hayan encontrado aquí fuera seres que vivan allí dentro.

Tu blog me ha gustado mucho y lo he agregado a mis favoritos para tenerlo a mano y venir a leer cosas interesantes, pues estos temas siempre me han itrigado y gustado.

Un abrazo wpetona,
Con cariño
Leonor

El mamarracho dijo...

historia increible, pero no me extrañaria porque hay tantas cosas en nuestro pedacito de polvo estelar por descubrir...ya que en la escuela a uno solo le enseñan lo "basico"....me gusta aprender de los misterios de nuestro mundo y este es un buen sitio. Animo y saludos.

Osmar dijo...

Pues me encanto la historia nada de otro lado siempre pasan cosas en este raro planeta y lo que deberia preguntarse cada uno es de cuantas y tantas razas provenimos nosotros . Un saludo Amigote del alma . Osmar

Anónimo dijo...

ESTA HISTORIA ME PARECIO MUY INTRIGANTE PUESTO QUE ES LA PRIMERA VEZ QUE LEO ALGO ASI
ESTE BLOG ES MUY BUENO PERO QUISIERA MAS INFORMACION

Melissa Melimeliux dijo...

No que sobrevivió nada más la niña? Esque al final decia en plural.
"las dos criaturas escaparon"